En Holanda, paradas de autobús son también jardines para abejas

Las abejas son quienes se encargan de polinizar el 80% de las flores en nuestra planeta. Gracias a ellas, nosotros podemos disfrutar de alimentos como el café, las manzanas o la vainilla. Pero más importante es decir que ¡sin abejas, el planeta desaparecería!

Por ello, es importante que cuidemos de ellas en todas las formas en que nos sea posible. Y con esto en mente, Utrecht, una ciudad en Holanda, tomó acción con una inciativa urbana muy interesante. Convirtieron paradas de autobús en pequeñas estaciones para abejas.

Estas “estaciones” están montadas en la parte superior de las paradas designadas a autobuses. Cada una de ellas cuenta con pasto y flores silvestres para que las abejitas se acerquen a polinizar y descansar.

En esta ciudad holandesa se instalaron 320 estaciones para abejas en 320 paradas de autobús. Pero además de ser un espacio pensado para estas pequeñitas, esta iniciativa cubre otros puntos importantes. Por ejemplo, capturan parte del polvo fino que vuela por el aire y ayuda a almacenar el agua de lluvia.

Lo mejor de esta iniciativa en Utrecht es que la ciudad ofrece los fondos necesarios para que la gente se una y convierta sus propios techos también en estaciones para abejas. Esta ciudad busca que la gente se interese y de igual manera quiera participar y aportar su granito de arena.

Es importante que también cada uno de nosotros, aportemos al medio ambiente de la forma que esté a nuestro alcance. Y cuidar a las abejas es parte importante de este proceso. Este caso holandés es un gran ejemplo para comenzar.

¡Una gran iniciativa!