Así fue el Informe de Gobierno de AMLO

Al rendir un mensaje a la nación con motivo de su Primer Informe de Gobierno, el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que sus opositores están moralmente derrotados.

“No dejan de existir ni queremos que desaparezcan, las protestas legítimas de los ciudadanos, ni los reclamos de nuestros adversarios, los conservadores que se oponen a cualquier cambio verdadero y están nerviosos o incluso fuera de quicio.

Sin embargo, no han podido, y esto lo celebramos y toco madera, crear un grupo o una facción con la fuerza de los reaccionarios de otros tiempos. Además, lo digo con respeto, no quiero que se entienda como un acto de prepotencia, es lo que estoy percibiendo, están moralmente derrotados”, expresó.

En el Patio de Honor de Palacio Nacional, el Mandatario federal —sin portar la banda presidencial— enumeró 54 logros, apoyos y ahorros alcanzados en los primeros nueve meses de gobierno y remató diciendo que la mayoría de los ciudadanos, así como los empresarios, están de su lado cooperando.

Invitados de lujo

En la primera fila de asientos estaba la esposa del presidente y sus tres hijos mayores: José Ramón, Andrés y Gonzalo López Beltrán. En la misma línea, el ministro Zaldívar, Muñoz Ledo, y la escritora Elena Poniatowska.

Detrás de Beatriz Gutiérrez, el empresario más rico de México, Carlos Slim, que fue de los primeros en llegar al acto y se llevó una mención especial del presidente. Detrás de los hijos estaba el dueño de Televisa, Emilio Azcárraga. Y más atrás, la mujer más rica, María Asunción Aramburuzabala, y Germán Larrea, dueño de la minera Grupo México.

Acompañado por su familia, con una mampara a sus espaldas que llevaba como inscripción “Tercer Informe de Gobierno” (tomando en cuenta el de los 100 días y el del 1 de julio), el Mandatario confesó que ha contado con suerte durante su administración porque no ha habido violencia política.

Inseguridad, el pendiente

En su discurso, López Obrador reconoció que la seguridad es su principal desafío porque, a nueve meses, no son buenos resultados en la disminución de la incidencia delictiva.

Lanzó una severa crítica a los gobiernos del periodo 2006 a 2018 (Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto) por la estrategia de seguridad que, a su parecer, dejó un saldo pavoroso de muertos, desaparecidos, lesionados y una crisis en derechos humanos, además de una descomposición institucional sin precedentes.

“Se terminó la guerra de exterminio contra la llamada delincuencia organizada”, afirmó.

Economía, lo que falta por activar

López Obrador reconoció en su informe que la economía crece poco, pero no hay recesión. Ante esto, pidió desechar la “obsesión tecnócrata” de medirlo todo en función del “simple crecimiento económico”.

“Nosotros consideramos que lo fundamental no es lo cuantitativo, sino la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza. El fin último de un buen gobierno es conseguir la felicidad de la gente”.

En su discurso también exhortó a los legisladores a aprobar la revocación del mandato y que eliminen las trabas para la consulta popular.