¿Qué (no) quieren los transportistas?

Este martes, cientos de transportistas realizaron una marcha en Ciudad de México para exigir un aumento a las tarifas de transporte, pero rechazan que el Gobierno equipe sus unidades con GPS, contadores y cámaras para brindar seguridad a los usuarios, así como incorporarlos al registro de operadores.

Las manifestaciones partieron de Calzada de Tlalpan, Insurgentes Sur, Metro Puebla, Constituyentes, Barranca del Muerto y Revolución, principalmente, arribando a la Plaza de la Constitución.

El Zócalo fue rodeado por 300 camiones de diferentes rutas, 50 microbuses, 7 unidades de Metrobús, 61 camionetas urban y 35 taxistas

Exigen al gobierno de la Ciudad de México el incremento al costo del pasaje en por lo menos 10 pesos y un plan de renovación y revisión técnica de las tarifas de transporte público, que permitan un servicio sostenible.

Amenazan con más movilizaciones

Los microbuseros dijeron que si no hay una mesa de diálogo con el gobierno, el próximo 17 de septiembre paralizarán la ciudad. Ese día se lleva a cabo el informe de la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum. Afirmaron que ese día tomarán las calles 18 mil choferes, contra los dos mil de esta ocasión.

Gobierno rechaza exigencias

Según el director de Movilidad de Ciudad de México, Andrés Lajous, se oponen a la instalación de GPS, cámaras de vigilancia, los contadores de pasajeros y la tarjeta de prepago para transporte concesionado.

Afirmó que que la mayoría de los transportistas están de acuerdo con las mejoras tecnológicas en la ciudad y es un grupo minoritario el que se opone y además exige aumento a las tarifas, sin un compromiso para mejorar las condiciones del transporte para los usuarios.