Detectan celofán y poliéster en peces capturados en México

pez microplástico

La organización Greenpeace, realizó un estudio con el Centro para la Diversidad Biológica, Barco Lab, la Universidad Autónoma de Baja California Sur, el Laboratorio de Biodiversidad y Conservación Arrecifal de la UNAM, y el Instituto de Ciencias Marinas y Pesquerías de la Universidad Veracruzana. El objetivo era revisar si los peces capturados en diversas zonas del país, habían consumido micro plásticos.

Los micro plásticos tienen un diámetro inferior a los cinco milímetros, algunos son creados así de origen y otros son fragmentos de algún elemento mayor. Cada año se vierten al mar 13 millones de toneladas de plástico. En México, se producen 7 millones de toneladas. Aunque muchos plásticos son reutilizables, solo el 6.7 por ciento se reúsa, el resto es desechado.

Una gran cantidad de esta basura termina en cuencas y terminan llegando al mar, donde son consumidos por aves, tortugas, peces, mamíferos e invertebrados.

Veracruz, Baja California y Quintana Roo, los estados bajo la lupa

Peces capturados en esas tres entidades, fueron revisados por los especialistas. De los 755 peces analizados, el 20 por ciento presentaba fragmentos de plástico en su estómago.

Estas cifras muestran cómo peces comercialmente muy importantes como la lisa, el peto, los pargos, huachinangos o cabrillas presentan microplásticos en su interior, lo que indica que la actividad pesquera podría verse afectada por este tipo de contaminación“, señaló la organización ambientalista en un comunicado.

Según las muestras, Veracruz fue la entidad con el mayor número de peces con micro plásticos. El 96 por ciento de los capturados lo tenían. Puerto Morelos en Quintana Roo, quedó en segundo lugar con el 61 por ciento de las muestras, mientras que La Paz, Baja California, quedó tercero con el 21 por ciento.

Plásticos y otros elementos dañinos

Los tipos de plásticos encontrados en los peces fueron muy variados, la principal concentración era de celofán, así como nailon y poliéster. En las muestras también apareció óxido de zinc, usado en los bloqueadores solares y dañino para ecosistemas marinos y arrecifes de coral

¿Riesgo de consumo humano?

Los micro plásticos en el estómago de los peces no proporcionan evidencia directa de exposición humana debido a que este órgano generalmente no se consume. De hecho, el riesgo de ingerirlos es bajo debido a que en la mayoría de mariscos se elimina el tracto gastrointestinal. Sin embargo, hay otras especies que se comen enteros como algunos moluscos y crustáceos, peces como sardinas, o camarones pelados, lo que sí puede conducir al consumo de dichos contaminantes

Responsabilidad compartida

Una vez que los plásticos se desechan al mar son difíciles de recuperar, especialmente si su tamaño es pequeño. Por tales motivos, es necesario que los ciudadanos hagan conciencia de que también pueden contribuir disminuyendo la cantidad de plástico que llega a las playas y al mar con acciones tan simples como poner la basura en su lugar o ayudar a la limpieza de playas. Sin embargo, esto no es suficiente.

Para que las medidas tengan un efecto real debe existir la colaboración desde instancias gubernamentales en el establecimiento de programas dirigidos a la prevención y limpieza de los océanos, hasta organismos no gubernamentales que asistan en proyectos específicos y sensibilicen a la población.