En riesgo, arrecife de coral en Cozumel

Hoteleros de Cozumel, Quintana Roo, tienen drenajes clandestinos que desembocan en arrecifes de coral de la zona.

El descubrimiento lo hizo el reconocido espeleólogo Germán Yañez, quien ya ha encontrado por lo menos 12 tubos que van directo al subsuelo en Quintana Roo. Yañez ubicó qué hotel es el que está vertiendo las aguas negras dentro de una cueva, pero esta información no será pública hasta que las autoridades de la Procuraduría de Protección al Ambiente del estado actúen.

Arrecifes están cerrados por enfermedad

Hace unos días las actividades subactuáticas en los arrecifes Palancar, Colombia y El Cielo, del Parque Nacional Arrecifes fueron suspendidas hasta el 15 de diciembre. El motivo es la enfermedad coralina síndrome blanco.

¿Qué es el síndrome blanco?

La enfermedad del síndrome blanco se detectó por primera vez en las costas de Florida en 2014 y a mediados de 2018, por primera vez en los arrecifes de Quintana Roo. Desde entonces, expertos han registrado su rápido avance en todo el Sistema Arrecifal Mesoamericano.

La enfermedad se atribuye a la mala calidad del agua causada por la ausencia de drenaje y por el exceso de nutrientes producto de la descomposición del sargazo. El uso de protectores solares, la sobrepesca, las prácticas inadecuadas de turismo y el cambio climático son factores han alterado la función del ecosistema de manera irreversible

Los investigadores concuerdan en que el coral no tiene la fortaleza para afrontar el síndrome blanco, porque el agua del mar está contaminada y con temperaturas arriba de lo normal.

 “Los corales, el ambiente arrecifal y muchos ecosistemas costeros lo que requieren es una buena calidad de agua y esa no empieza en el arrecife, ahí termina, viene de tierra”, explicó Claudia Padilla, investigadora del Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (Inapesca).

La Norma 001 de Semarnat, que regula las descargas de contaminantes a aguas nacionales es obsoleta, no se actualiza desde hace 23 años, a pesar de que la Semarnat tiene la obligación de revisarla cada cinco años.