Compartir esta publicación

Educación / Entérate

La deserción escolar y las carencias educativas en México

La deserción escolar y las carencias educativas en México

Autor: Jorge Suárez

México tiene uno de los sistemas educativos más grandes del mundo. En 2018 se inscribieron 36.5 millones de menores de edad en alguna de las 255 mil escuelas del país, dos millones de maestros les dieron clase en uno de los distintos niveles educativos que existen. En América, solo Estados Unidos y Brasil tienen un sistema escolar más grande que el nuestro.

De esa cantidad de alumnos, el 82.9 por ciento cursan la educación básica (preescolar, primaria y secundaria), el resto, 17.1 por ciento, cursan el nivel medio superior. La cifra no es baja, son poco más de cinco millones de alumnos.

Desde 2012 la educación media superior es obligatoria, sin embargo, está lejos de conseguirse una cobertura total. Por ejemplo, la secundaria es obligatoria en el país desde 1993, pero a la fecha no se ha concretado una cobertura en todo el país.

¿Qué provoca el ausentismo escolar?

Existen muchos factores que alejan a los estudiantes de las aulas, tanto internos como externos.

En 2016, había poco más de 34 millones de menores de edad en posibilidades de ir a la escuela, pero solo 30 millones asistían a algún centro escolar, es decir, 4 millones no recibían educación. Eso es equivalente a toda la población de Oaxaca.

La cobertura educativa es muy diferente entre un nivel y otro. A nivel preprimaria es del 77 por ciento, en primaria mejora mucho y es de 99%, a nivel secundaria cae a 93%, en nivel medio superior es de 75% y superior solo llega al 32%.

En 1970, en promedio los mexicanos habían estudiado 3.4 años en la escuela, el equivalente a primaria trunca, en 2016, la tasa era de 9.2 años, lo que equivale a educación básica completa. Si se mantiene el mismo ritmo de crecimiento, se necesitarían 23 años para que la población logre alcanzar el nivel obligatorio (12 años de escolaridad).

Además, necesita combatirse el analfabetismo, que es de 6 por ciento, una cifra mayor a la de países como Bolivia, Argentina o Chile.

Carencias estructurales

Algo que provoca que los menores no cursen sus estudios o los abandonen, tiene que ver en muchas ocasiones en la carencia de escuelas cercanas a su domicilio o que estas no cuenten con lo necesario para dar clases.

Las escuelas primarias ubicadas en zonas urbanas del país tienen:

  • 98.6% mesabancos para alumnos
  • 98.1% aulas o salones de clase
  • 95.8% sanitarios o baños
  • 97.5% pizarrones en los salones
  • 93.8% luz
  • 93.1% agua
  • 89.5% materiales de lectura y consulta para uso de los estudiantes
  • 65.1% materiales visuales de apoyo a la enseñanza.
  • 63.4% guías didácticas para docentes
  • 46.2% conexión a internet para alumnos
  • 35% computadoras o tabletas para uso de los alumnos

Por el contrario, las primarias comunitarias o ubicadas en zonas rurales tienen graves deficiencias:

  • 78% contaba con agua
  • 73.5% disponía de luz
  • 8.2% dispone de computadoras o tabletas para uso de los alumnos
  • 5.5% tenía conexión a internet de uso educativo

Carencias tecnológicas

Además de las carencias estructurales, muchas de las escuelas no están preparadas para los tiempos actuales. La mayoría no tienen computadoras o una conexión a internet que acerque a los niños a otro mundo de posibilidades que representa la web.

En el ciclo 2017-2018, en las primarias del país:

  • 46.5% contaba con al menos una computadora para uso educativo.
  • De esta cifra, solo 56.5 porciento tenía conexión a internet.

A nivel secundaria:

  • 74.7% del total de escuelas disponía de al menos una computadora
  • Solo el 57.9% tenía conexión a internet.

En promedio, hay una computadora por cada ocho alumnos.

Tasa de abandono

En 2017, un total de un millón, 287 mil 875 alumnos abandonaron la escuela en alguno de sus niveles, fueron:

  • 1.1% (152 mil 605) a nivel primaria.
  • 5.3% (355 mil 152) a nivel secundaria
  • 15.2% (1 millón 287 mil 875) a nivel medio superior

Está comprobado que, a mayor cantidad de años de estudio, el ingreso económico es mayor, por eso es importante ver que los estudiantes cursen la mayor cantidad de estudios posibles.

Los jóvenes que no terminaron su secundaria, ganan en promedio 17.9 pesos por hora, 4 mil 296 pesos al mes. Los que concluyeron la primaria reciben 19.4 pesos, 4 mil 656 al mes. Los que terminaron la educación media reciben 22.7 pesos, 5 mil 448 y los que terminaron la licenciatura 36.6 pesos, un total al mes de 8 mil 784.

¿Qué acciones piensas que ayudarían a solventar estas carencias en la población?

Fuente: Panorama Educativo de México 2018

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>