Compartir esta publicación

POR SI NO LO VISTE...

Adiós Calderón

Adiós Calderón

Autor: Salvador Camarena

En el sexenio de Felipe Calderón la pieza más importante de la administración no estaba en Bucareli, sino en Constituyentes, en la oficina del entonces secretario de Seguridad Pública, cuya detención se supo el día de ayer, en una fecha que marcará el fin del ciclo político del exmandatario michoacano.

La piedra angular de la administración calderonista fue la política de seguridad. Y aunque trascenderán en la memoria esas imágenes de Calderón con una casaca militar que le venía grande, desaliño que entre otros el presidente López Obrador han aprovechado para mofarse del panista, la verdad es que la estrategia contra la delincuencia tenía en el Ejército y la Marina brazos operativos, pero el ingeniero García Luna era a quien Felipe más escuchaba al planificar.

La guerra contra la delincuencia, con su terrible baño de sangre, la hizo Calderón en hombros de García Luna. La Policía Federal recibió un impulso inédito y se convirtió en un tercer cuerpo de seguridad, con recursos económicos, capacidad de despliegue territorial, herramientas para inteligencia y, nada menor, influencia de su jefe máximo en el gabinete. Si tan sólo todo eso se hubiera usado para bien.

Calderón ató pues su destino a García Luna. Y lo defendió en tormentas pérfidas, donde la dignidad recomendaba capitular, corregir, aceptar que su colaborador se había vuelto tóxico, como lo fue en el montaje criminal del caso Florence Cassez, por el cual hoy sigue gente, cuya culpabilidad está en duda, encarcelada.

Entre una buena relación con Francia y su policía, Calderón eligió al segundo, a sabiendas que todo México ya había descubierto, por trabajos del equipo de Denise Maerker, que García Luna había manipulado la verdad mediática e histórica, y por tanto judicial, del caso de una presunta banda de secuestradores donde la ciudadana francesa era una pieza más del montaje prefabricado por el ingeniero Genaro.

“Me parece difícil hallar un momento más aciago en esta historia plagada de engaños y abusos de autoridad”, escribió hace un par de años Jorge Volpi en Una novela criminal, libro que dedica al montaje contra Cassez y la supuesta banda de secuestradores Los Zodiaco. Novela sin ficción, Volpi llama el “momento más aciago” al que reemprende García Luna en contra de los detenidos en un montaje, que incluyó a la televisión matutina, decisión que el funcionario tomó luego de la accidentada visita del presidente Nicolás Sarkozy a México y donde la ciudadana francesa fue tema que agrió esa gira. “El instante en que, impuesta la razón de Estado, a un montaje se le suma otro y, para satisfacer al presidente, el gobierno mexicano utiliza todo su poder contra una sola familia”.

Ese fue, ese es García Luna, que usó la fuerza del Estado para perpetuar una injusticia. Y ese fue García Luna gracias a Calderón, que nunca le regateó apoyo en público ni en privado.

Por eso la bomba informativa de la mañana de ayer, cuando la periodista Ginger Thompson reveló que tenía información de que García Luna había sido apresado por una acusación por ligas con el narcotráfico, esa bomba revienta más allá del ámbito del exsecretario de seguridad pública. Pega en el corazón de lo que fue el calderonismo, y hunde las posibilidades de resurrección del político que pretendía regresar a la arena política mediante un nuevo partido.

El calderonismo quiere presumir su legado (es un decir), quiere anteponer su método al del presidente López Obrador, quiere mostrarse como un camino óptimo frente al caos actual.

O más bien hay que conjugar esas pretensiones en pasado. Eso quería. Porque desde ayer, desde el momento mismo de la noticia de la detención de García Luna, el calderonismo ha quedado desacreditado por completo, desfondado sin arreglo.

El calderonismo fue una cosa mediocre en economía y política, pero se supone que al final le habían dado la vuelta a la inseguridad. Bueno, pues hoy el hombre de esa “estrategia” está bajo arresto por una acusación bastante seria, que ya veremos en qué acaba.

Mientras eso ocurre, Felipe no podrá convencer a nadie, salvo a un irrelevante puñado de leales, que él no supo los malos pasos de su enjuiciado y cercanísimo excolaborador. A nadie. Menos a México. Adiós Calderón….y hunde las posibilidades de resurrección del político que pretendía regresar

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>