Compartir esta publicación

Uncategorized

Las tres notas más periodísticas, 2019

las-notas-periodisticas-de-2019

Autor: Juan Pablo Becerra Acosta

No es sencillo escoger, porque lo periodístico no es necesariamente lo más importante: quizá la aprobación del T-MEC tiene más relevancia para el país que el resto de los hechos ocurridos a lo largo de 12 meses, ya que podría detonar inversiones, empleos y crecimiento; o tal vez como sociedad ya necesitábamos el sacudimiento que protagonizaron las mujeres en las calles, ya que eso nos compromete a los hombres para desterrar cualquier indicio de violencia contra ellas: es inadmisible que perpetuemos la existencia de un país macho y misógino.

Puntualizado lo anterior, propongo estas notas:

1. La caída de Genaro García Luna. Esta información sin duda podría ser la más periodística del año, ya que sacude y cimbra las entrañas de lo sucedido en materia de seguridad durante los dos sexenios panistas, pero sobre todo lo acontecido a lo largo del mandato de Felipe Calderón: el encargado de la seguridad del país, el hombre de todas las confianzas del Presidente, ¿era narco o corrupto? ¿O las dos cosas? Si en su juicio se comprueba que tiene millones de dólares inexplicables, desacordes con los ingresos legales que recibió durante dos sexenios, no hay muchas opciones: o malversó cuantiosos fondos públicos en complicidad con más funcionarios, o recibió dinero de origen delictivo.

Y, viendo hacia atrás, surgen más dudas: ¿mientras tramaba e interpretaba capturas de algunos criminales, García Luna protegía a otros? ¿Detengo a algunos tuyos y dejo operar a otros para simular que combato al crimen organizado? ¿De pronto las fugas del Chapo Guzmán tienen más sentido, se aderezan de un sospechosismo adicional al que provocaron sus huidas? ¿O nos van a contar ahora que García Luna también era silenciosa víctima de la ley de “plata o plomo” impuesta por los delincuentes a numerosos alcaldes y policías?

2. El culiacanazo. Este hecho bien puede ser la nota del año, porque exhibió el enorme poder de algunos criminales. La impunidad absoluta con la que pueden operar. Fue impresionante observar casi en vivo la insolencia delictiva en las calles de Culiacán: el desfile de camionetas artilladas que hacían recular vehículos militares fue desconsolador; las amenazas de sicarios de hacer volar pipas de combustible en zonas densamente pobladas, si las autoridades no liberaban a un capo, los convirtió en terroristas en potencia; los amagos de asesinar a las familias de militares los volvió tiranos sin piedad; y todo eso, ante el Estado mexicano humillado y ofendido, como un transeúnte más que es asesinado por truhanes para robarle su coche, como si su vida no valiera nada.

3. A pesar de la relevancia de los dos acontecimientos enumerados, para mí la espantosa masacre contra miembros de las familias LeBarón representa la nota más periodística del año. Nada causó más conmoción que el inmisericorde asesinato de mujeres, niños y bebés a manos de criminales monstruosos. La empatía con las víctimas que generó esta noticia exhibida en televisión, radio y redes sociales fue insuperable. Todos nos estremecimos, nos sentimos identificados con sus lágrimas, su dolor, su desgarramiento, sus mutilaciones; con su indignación, su impotencia, su vulnerabilidad; con sus ganas de ajusticiar a esos canallas que quemaron seres… que apenas tenían meses de vida.

[email protected]
@jpbecerraacosta

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>