Compartir esta publicación

Entérate

El chistecito de avión que nos costó 600 millones

el-avion-de-600-millones

Autor: Darío Celis

La decisión de no usar el avión presidencial y haberlo enviado a un hangar en California le costó a los mexicanos alrededor de 617.5 millones de pesos, no 30 millones como reconocen en la 4T.

Es el resultado de la suma de los gastos de financiamiento, guardia y custodia, pero sobre todo por la pérdida de valor del Boeing 787 Dreamliner conocido como José María Morelos.

De acuerdo con datos de la propia Secretaría de la Defensa, que comanda Crescencio Sandoval, con 4.8 por ciento más de inversión para operación del avión, se hubiera dispuesto de una aeronave segura.

Un aparato seguro para el traslado de Andrés Manuel López Obrador y su comitiva a las giras que realiza por el país, en las que la aeronave es capaz de operar.

A este análisis habría que sumarle lo que el gobierno gasta actualmente en compra de boletos en aerolíneas comerciales y algunos intangibles, como tener al presidente sujeto a horarios.

Itinerarios de las aerolíneas comerciales, amén de la seguridad de los ciudadanos que comparten la aeronave con él en este tipo de operaciones, la conectividad con su gabinete, etcétera.

El Dreamliner fue comprado en el año 2012, durante el gobierno de Felipe Calderón. Tocó a José Antonio Meade como secretario de Hacienda supervisar la operación de adquisición.

El entonces gobierno se montó en las negociaciones que Aeroméxico, de Eduardo Tricio Valentín Diez Morodo, realizaba con la Boeing para ampliar su propia flota.

Paradójicamente Calderón no lo utilizó: el TP-01 empezó a surcar los cielos hasta 2016, en la administración de Enrique Peña Nieto, presidente que sí le daría un uso pleno a la moderna aeronave.

El avión se compró sin interiores en 128 millones de dólares y acondicionarlo para un jefe de Estado implicó un desembolso de otros 90 millones. Es decir, terminó costando 218 millones de dólares.

En pesos el José María Morelos significó una erogación de 2 mil 900 millones, cifra que se escaló hasta 4 mil 557 millones por el costo total de su financiamiento, vía Banobras.

A diciembre de 2019 se había pagado un total de mil 833 millones de pesos, incluyendo intereses. Faltan 2 mil 724 millones más de aquí a 2027, que es cuando termina el arrendamiento.

Al arribar a la Presidencia la 4T solicitó un nuevo avalúo a la ONU que arrojó un valor ya depreciado de aproximadamente 130 millones de dólares, o 2 mil 470 millones de pesos.

Jorge MendozaIlustraciones de Nelly Vega

Los datos que ahora manejan las huestes de Sandoval, son que el costo del financiamiento del Dreamliner es de 5 mil 400 millones de pesos, de los que dicen que se han ejercido 2 mil 128 millones.

Según sus números, en este 2020 se tendrían que pagar 446 millones de pesos, en 2021 unos 445 millones, en 2022 otros 443 millones y entre 2023 y 2027 un total de mil 936 millones.

Obviamente la 4T no va pagar nada, pues ninguna de esas métricas están etiquetadas. Banobras, que ahora dirige Jorge Mendoza, terminará rematándolo.

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>