Compartir esta publicación

Entérate

Fuchi! ¡Guácala! ¡Hay víctimas que marchan!

marchas

Autor: Salvador Camarena

El Presidente de la República pasa las mañanas de chistín en chistín, y en medio de gracejadas se da el lujo de, según él, ponerse adusto al declarar que no se reunirá con aquellos que marchen junto a Sicilia y LeBarón porque tiene que cuidar la investidura presidencial. El tema da para lavar y planchar un largo rato.

“Pueden entrar a Palacio Nacional, van a ser recibidos, pero no los voy a recibir yo, los va a recibir el Gabinete de Seguridad para no hacer un show, un espectáculo. No me gusta ese manejo propagandístico”, dijo ayer Andrés Manuel López Obrador al ser cuestinado por la marcha que, en nombre de las víctimas reclama una revisión de la estrategia de seguridad (es un decir). “Se les va a respetar en todo, van a contar con todo el acompañamiento para que no sean molestados, están ejerciendo sus libertades. Nada más que tenerlos ahí conmigo, pues tengo que cuidar la investidura presidencial. Como decía don Adolfo Ruiz Cortines: ‘No soy yo, es la investidura’”.

El mandatario agregó que qué tal “si de repente se altera alguien, hay un exabrupto… Es el Presidente de México, es una institución, es el que representa a todos los mexicanos y tengo que cuidar esa investidura, porque en otros casos ha habido excesos y para qué exponernos”.

Nunca antes López Obrador fue tan Peña Nieto como ayer; pero visto lo de este lunes, no descartemos que la transformación del tabasqueño, en uno más de los indolentes mandatarios de nuestro país, esté en marcha.

Sus palabras de este lunes, en medio del recalentado tema de la rifa del avión, muestran que para esta administración hay víctimas buenas, y víctimas que, caray, cómo las voy a recibir aquí en Palacio Nacional si no saben guardar las formas, qué tal que se desmayan, que se hincan, que sollozan, que moquean el dolor que arrastran desde hace años frente a la abulia del poder en México, ayer representada con todas sus letras por AMLO.

A las “víctimas de primera”, aquellas santificadas por López Obrador, se les da la dispensa de que los atienda pronto y a menudo Alejandro Encinas. Los padres de Ayotzinapa hoy gozan de esa atención, que en efecto se les negó en el pasado.

Pero a las víctimas de segunda, víctimas refractarias a la manipulación del Presidente, entendida ésta como la manía de Andrés Manuel de ser él el único que decide si un movimiento o protesta es legítima o mero acto propagandístico, a esas víctimas rejegas, ni las verá ni las oirá (¡Ay! ¿Dónde y frente a quiénes oímos eso? ¿Frente a la izquierda? ¿Esa que desapareció en el PRD y en Morena?). En fin, volvamos a las víctimas.

Es revelador que Andrés Manuel López Obrador no pronunciara ayer ni una sola vez la palabra víctimas. Para el Presidente, Sicilia y LeBarón, cabezas más visibles de la marcha convocada para arrancar el jueves en Cuernavaca, son propagandistas. Y sus eventuales acompañantes en la manifestación, unas personas que pueden llegar a los “exabruptos”; gente que ha perdido un hermano, una hija, un padre, a varios de sus hijos no son, a ojos del mandatario, titulares del derecho al hartazgo, al reclamo elemental de justicia; y quienes guarden aún capacidad de indignación frente al dolor de otros y decidan sumarse a la marcha sin ser directamente víctimas, hoy son llamados por el jefe del Estado mexicano a una moderación propia de la hipocresía priista perfecta.

Cierro con la investidura. Lo que López Obrador heredó el 1 de diciembre de 2018 es un traje manchado de sangre y corrupción de harta década revolucionaria y un mediocre, mas no menos sangriento, paréntesis panista bordado en eso que llaman “la investidura”.

Los mexicanos le entregaron a AMLO la banda presidencial para que la dignificara, no para que se escude en ella a la hora de recurrir a la politiquería. Porque eso es lo que hace hoy el Presidente.

Saca del clóset priista el petate de la investidura. De risa la postura del Presidente si no estuviéramos en un país que se encamina al centenar de asesinatos diarios. Oigan, el mandatario manda decir que a la investidura debe protegérsele de las víctimas, sí, que debe guardarse (a la investidura y a su portador) en una vitrina, no vaya ser que alguna lágrima de los cientos de miles de deudos de la violencia aterrice en el flamante pecho de la institución presidencial. Dios nos libre de que el Presidente sea interpelado por una víctima.

De risa, si no fuera una tragedia la frivolidad con la que el presidente Andrés Manuel López Obrador desdeña el dolor y la dignidad de otros. Una tristeza.

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>