Compartir esta publicación

Entérate

Una oportunidad que podemos perder

crecimiento-en-mexico

Autor: Enrique Quintana

En diversas ocasiones, el presidente López Obrador ha señalado que hay coyunturas en las que ha sido afortunado, es decir, que ha tenido buena suerte.

Pues una de ellas es el entorno económico externo.

Ayer, la UNCTAD, el organismo de las Naciones Unidas para el comercio y el desarrollo, presentó su estimación de la inversión extranjera directa en 2019.

En el caso de México, pese a que la inversión total se ha caído, la de los foráneos, la IED, logró un crecimiento de 3 por ciento.

Pero eso ocurrió en buena medida porque América Latina volvió a ser un polo atractivo. En el conjunto, la IED subió 16 por ciento en la región, y especialmente en Brasil, lo hizo 26 por ciento.

Ayer, el FMI también actualizó sus perspectivas para la economía mundial en este año.

Aunque para México ajustó su previsión a 1 por ciento, bajándola 3 décimas, en realidad se alineó con el consenso.

Sin embargo, algo relevante es que anticipa que la economía mundial crecerá este año 3.3 por ciento frente al 2.9 por ciento de 2019.

Un hecho muy relevante para México es que se estima que la economía de Estados Unidos crecerá 2.0 por ciento en 2020. Aunque el ritmo será ligeramente menor al 2.3 por ciento de 2019, tendrá un desempeño positivo, lejano de los temores de recesión que se habían presentado el año pasado.

Esto traerá consigo que el volumen del comercio mundial crecerá en 2.9 por ciento, luego de que el año pasado lo hizo en apenas 1 por ciento.

Para una economía tan abierta como la de México, son buenas noticias que el comercio mundial crezca, pues mejora las posibilidades de desempeño de su sector exportador.

El FMI ha señalado que pareciera haber concluido una etapa en la que hubo una ‘desaceleración sincronizada’ de casi todas las economías importantes en el mundo. Hoy tenemos un desempeño más diferenciado.

Sin embargo, hay que considerar que para aprovechar las ventajas que ofrece este mejor entorno internacional, se requiere que en México se enciendan los motores del crecimiento.

Se ha dicho hasta el cansancio, pero no sobra repetirlo, que la clave del crecimiento hoy es la inversión privada.

Si no se diera esta circunstancia, entonces no descarte que, en el mes de abril, cuando usualmente el FMI actualiza sus previsiones, baje nuevamente su expectativa.

Pero también podría darse lo opuesto. El entorno externo para México es favorable, no solo por las variables positivas que le mencionamos sino porque el conflicto comercial de Estados Unidos y China, que apenas entró en una tregua y no en una solución duradera, ofrece una oportunidad que México puede aprovechar.

De acuerdo con los estimados de la UNCTAD, la inversión extranjera de China más Hong Kong cayó en 2019 en 20 por ciento, lo que implica una pérdida de 48 mil millones de dólares, que no fueron hacia aquella zona.

Hay una gran oportunidad que el entorno externo ofrece pues todo indica que la tendencia no cambiará este año y otras empresas evaluarán opciones diferentes a China para invertir.

Pero para que México pueda aprovechar esta oportunidad necesita generar certidumbre.

La semana pasada le comentamos que el sector privado planteó que se requiere construir confianza.

De ello va a depender que aprovechemos la oportunidad que tenemos o que la dejemos pasar.

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>