Compartir esta publicación

Las de hoy / Últimas noticias

Graue, la UNAM y ‘La Mano Peluda’

unam

Autor: Carlos Puig

“Actores externos”, “personajes ajenos a la universidad”, “manos que mecen la cuna”. Es muy humana nuestra afición al misterio, a las fuerzas ocultas y poderosísimas que controlan los destinos de otros, que provocan lo inexplicable.

Veinticinco años de éxito de La Mano Peluda en radio lo prueban.

Desde noviembre, las respuestas de las autoridades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) a las movilizaciones y cada vez más paros en prepas y facultades han contenido —después de decirse dispuestos a cumplir algunas demandas— una advertencia sobre esas “manos negras” que no deben manchar los “verdaderos universitarios”.

“Los universitarios no somos así”, ha dicho el rector.

¿Así cómo, señor rector? Los universitarios son y siempre han sido, sobre todo, decenas y decenas de miles de jóvenes que están descubriendo qué quieren hacer el resto de sus días, y los hay de todos sabores y colores, con incontables diferencias en intereses, caracteres, intenciones, ideologías, gustos, aficiones… Es más, los hay que ni siquiera le van a los Pumas. De ahí le enorme riqueza de la universidad.

La teoría de la “mano negra”, además, insinúa que hay unos manipulados, manipulables por aquellos malosos que por cierto…nadie sabe quiénes son. Y si el rector lo sabe, pues que lo diga y lo denuncie y pida a las autoridades competentes actuar contra ellos.

Mientras tanto, propongo otra explicación: hace más de tres meses, tres meses, insisto, cuando el asunto arrancó, no se atendió. Andaban en lo de la elección. El asunto creció y se pensó cualquier cosa. De hecho, muchas de las peticiones de los grupos de mujeres que hoy las autoridades se apuran a cumplir estaban planteadas desde entonces sin respuesta.

Asunto que no se atiende, pues se jode. Y las demandas crecen porque las primeras no se atendieron. Y las soluciones tendrán que ser más grandes y profundas.

Y sí, hay también alumnas y alumnos radicalizados y encabronados. Sí, señor rector, también hay universitarios así.

Y sí, algunos grupos anarcos o violentos se han montado y montarán, como en otros movimientos. Pero nada quita las razones originales de esto.

Este es un asunto de la UNAM que la UNAM debe resolver.

Hasta no tener evidencia concreta, lo otro dejémoslo para La Mano Peluda en las noches de radio.

@puigcarlos

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>