Compartir esta publicación

Entérate

El coronavirus y la economía

analisis

Autor: Enrique Quintana

El día de ayer, el tema del coronavirus nuevamente causó una preocupación generalizada en los mercados financieros.

A pesar de que ha habido un relativo éxito en confinar la epidemia dado que de los casos confirmados más del 90 por ciento corresponden a la región central de China, se incrementaron las preocupaciones respecto al efecto que la parálisis económica ocasionada por la cuarentena, así como las restricciones a los viajes puedan ocasionar en el crecimiento de la economía y del comercio.

Adicionalmente, los casos siguen creciendo aunque a tasas más lentas. Hay casi 43 mil confirmados y ya más de mil muertos.

El valor del PIB de China es 18 por ciento del PIB mundial, medido en dólares corrientes. Esto significa que es la segunda economía del mundo.

Además, China es el principal exportador del mundo y es el primer proveedor a una gran cantidad de países, incluyendo Estados Unidos.

La producción manufacturera de China, además, es parte de las cadenas de suministro de una gran cantidad de sectores en el mundo desarrollado. No se sabe a ciencia cierta cuál será el impacto en la producción global del freno económico que se ha presentado en China en las últimas semanas.

Quizás el sector en el que más se ha notado el riesgo que representa el freno económico de China es en el comercio petrolero. Al ser China el principal importador de petróleo del mundo, la expectativa de una menor actividad económica condujo a una reducción de 18 por ciento en el precio del WTI tan solo en este año.

Existía la percepción de que desde el día de ayer se reanudarían las actividades económicas en China de manera normal, sin embargo, los reportes que se dieron a conocer y que han alimentado la preocupación de los mercados, muestran que todavía hay una gran cantidad de líneas de producción que no están funcionando, las cuales abarcan desde empresas tecnológicas hasta firmas del sector del automóvil.

De hecho, hay casos como el de una importante planta de Nissan en Japón que ya tuvo que detener su actividad por la falta de provisión de partes generadas en China. Es también el caso de una planta de Fiat en Italia y de Hyundai en Corea del Sur.

En la medida que los inventarios se vayan agotando, existe el riesgo de que esta circunstancia pueda extenderse a otras empresas y otros sectores de la economía. Por eso no se sabe a ciencia cierta cuál será el impacto real que tenga en la economía mundial la epidemia.

En este contexto no se puede dejar de subrayar si la gran oportunidad que esta coyuntura abre a México.

El lector sabe que una y otra vez hemos comentado en este espacio la opción que nuestro país puede ofrecer a múltiples empresas manufactureras.

Aun antes de que se presentara la epidemia, el conflicto comercial de Estados Unidos y China ya había motivado que diversas firmas manufactureras estudiaran la posibilidad de localizar plantas en países diferentes a China, con objeto de evitar riesgos en el mediano plazo.

Ahora con la coyuntura del coronavirus, esta necesidad se acentúa y será crucial que México pueda ofrecer los elementos que conduzcan a que empresas de múltiples ramos elijan a nuestro país como opción para establecerse en lugar de irse a algún otro lugar del sudeste asiático o al mundo desarrollado.

Solo le cito cuatro factores favorables para México que pueden inclinar la balanza: certeza en el acceso a EU por la ratificación del T-MEC; disponibilidad de mano de obra calificada y a costos por debajo de China; cercanía al mercado norteamericano, lo que abarata costos de transporte, y mayor protección de la propiedad intelectual que en China.

La pelota está en nuestra cancha y ahora es el momento. Si no, ya será tarde.

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>