Compartir esta publicación

Entérate

Hasta que haya justicia

Hasta que haya justicia

Javier Risco

Sí vale detenernos.

Otra vez.

Porque sabemos que en este país no paran y no pararán hasta que los asesinos sean detenidos y castigados, hasta que haya justicia.

Sí vale detenernos porque la impotencia, el coraje y el desamparo es el mismo.

Hoy el nombre de ella es Ana Paola. Tenía 13 años y le gustaba bailar.

De acuerdo con información de las autoridades, el jueves 2 de abril, poco después de las 6 de la tarde, Ana Paola fue violada y asesinada. La violentaron en su casa, “se localizó sin vida a la víctima en una de las recámaras y con signos de violencia en el rostro, al parecer por golpes”, señala el reporte de la Fiscalía de Sonora.

Ana Paola se había quedado sola porque su madre había salido a comprar alimentos durante la contingencia por el Covid-19. Esa tarde su padre se comunicó con su mamá para decirle que su hija había desaparecido, al llegar la madre al domicilio lo encontró custodiado por policía municipal.

El asesinato ha causado la indignación nacional, pero debido a la contingencia, las protestas se han quedado en casa, nadie ha podido gritar en las calles de Nogales el nombre de Ana Paola. Al menos lo hicieron en redes, con el HT #JusticiaParaAnaPaola, miles de personas han publicado fotografías y videos de Ana en concursos de baile, sonriendo con su familia o posando desde la sala de su casa, así la recordaremos.

Aún con la restricción de salir, un grupo de personas colocó mantas afuera de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal, en demanda de justicia. Ahí permanecerán toda la cuarentena.

Insisto, sí vale detenernos.

ONU Mujeres ha levantado la voz, y nos recuerda el peligro para miles de mujeres de NO salir de casa: “Las emergencias humanitarias, los desastres y las pandemias mundiales ponen a las mujeres y las niñas en mayor riesgo de violencia. En 2019 se registraron 98 niñas y adolescentes víctimas de feminicidios y 191 niñas y adolescentes víctimas de homicidio doloso, lo que se traduce en que, en México, diario una niña es asesinada.

La actual crisis ante Covid-19 no es una excepción. La necesidad de permanecer en los hogares puede agudizar los riesgos para mujeres y niñas, particularmente las jóvenes.

La advertencia está hecha, urge desde el gobierno federal una campaña extensa y repetitiva para la protección de millones de mujeres en reclusión obligada, estamos a tiempo, empieza la restricción y se pueden salvar decenas de vidas.

*En una buena noticia, tan necesaria en estos tiempos, el exdiputado priista Juan Antonio N., presunto autor intelectual del ataque con ácido a la saxofonista María Elena Ríos, fue detenido ayer en Oaxaca.

Por el ataque también han sido detenidas dos personas como presuntos autores materiales y serán procesados bajo el delito de tentativa de feminicidio. Llega la hora de armar un buen expediente, de formar un caso modelo en la justicia mexicana, tiene la oportunidad las autoridades oaxaqueñas, que una buena noticia no se convierta en un caso fallido por fallas en el debido proceso. Ojalá llegue la justicia para María Elena Ríos.

Compartir esta publicación

Deja tu Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Campos requeridos *

Usted tal vez utilice estos HTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>