Compartir esta publicación

Entérate

El ahorcado

ahorcado

Demetrio Sodi

Todavía recuerdo el juego del ahorcado, en el que cada vez que uno se equivocaba se acercaba más a la muerte por ahorcamiento. Esto le está pasando al presidente López Obrador, cada día que pasa con sus equivocaciones acerca más a su gobierno a la horca.

Su cerrazón para hablar con los que tienen opiniones diferentes, su rechazo a un acuerdo nacional y sobre todo su negativa a tomar medidas de fondo para impulsar la economía ante la parálisis que estamos viviendo como consecuencia de la pandemia del coronavirus, la caída del precio del petróleo, la reducción que se espera de las remesas, la devaluación del peso y la caída de las exportaciones, van a provocar la peor caída económica de nuestra historia.

Sigue creyendo que apoyando el consumo de las clases populares se va a relanzar la economía, pero no se da cuenta que, si las empresas quiebran, la gente no va atener empleo cuando termine la crisis y no entiende que, 25,000 pesos de crédito para una empresa de mas de 2 empleados serán suficientes para dar de comer al dueño y su familia, pero no para pagar sueldos y salvar las fuentes de trabajo.

No es que sus medidas estén mal, simplemente son insuficientes para el tamaño de la crisis. López Obrador esta más preocupado por demostrarle al mundo que tiene una nueva teoría económica posneoliberalismo, que por ver como evitamos el derrumbe económico que se viene.

Tiene pavor de ser recordado como un presidente que endeudó al país, pero no entiende que, si la economía decrece y la devaluación del peso se mantiene, la deuda nacional va a ser superior al 60% con relación al PIB en lugar del 48% como era a fines del 2018.

Su propuesta no tiene ni pies ni cabeza, hablar del compromiso del gobierno de garantizar mejores condiciones de vida y los derechos sociales a toda la población a través de sus programas en un estado con la recaudación fiscal que tenemos, es una mentira. México es de los países en el mundo con menores ingresos y gasto público

Si la economía y el empleo no crecen, lo único que van a producir sus programas son mas pobres, pretender sacar a la población de la pobreza con 2,500 pesos mensuales al 70% de las familias solo aumentara la pobreza y la dependencia de la gente del gobierno. En una crisis como la que tenemos enfrente no basta con apoyos y créditos a los marginados, si no se apoya a las empresas, como lo están haciendo todos los gobiernos en el mundo, nuestra economía va a entrar en una profunda crisis y se van a perder en forma definitiva varios millones de empleos.

López Obrador está convencido que tiene razón y que va a darle una lección al mundo con su estrategia para enfrentar la crisis, ojalá no estuviera equivocado, pero su propuesta carece de cualquier técnica y lógica económica y lo único que va a provocar es que él y su gobierno acaben en la horca antes de que termine este año.

Compartir esta publicación