Compartir esta publicación

Entérate

No era la forma

no era la forma

Javier Risco

El 16 de enero de 2013 el presidente Enrique Peña Nieto resbalaba torpemente al tratar de nombrar al IFAI, en un acto meramente teatral, el expresidente “insistía” en la necesidad de la “Declaración Patrimonial Pública” –por eso digo que meramente teatral, con el paso del tiempo nos dimos cuenta que Peña Nieto hablando de una supuesta transparencia en su declaración patrimonial resultó el peor de los chistes.

Era el inicio de su sexenio, se creían invencibles, sin embargo siempre torpes, aquél día Peña Nieto dijo titubeando que el IFAI era el “Instituto de Información y de Acceso a la Opinión Pública de toda la Información Disponible para la Ciudadanía desde el Gobierno”, en realidad IFAI eran las siglas del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos. ¿Cómo era posible que en un acto donde el IFAI era el actor principal, el Presidente no tuviera la menor idea de lo que significaba? ¿tan poco le importaba? Con el tiempo nos dimos cuenta que no y también nos dimos cuenta que durante seis años Peña Nieto nos regalaba este tipo de joyas tres o cuatro veces al mes.

Ayer el presidente López Obrador, en su conferencia matutina, señaló que se acababa de enterar de la existencia del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación. Supo del Conapred por un escándalo en redes sociales, así lo dijo “ahora que hubo una polémica por un comentarista de redes sociales que fue invitado para un debate me enteré de que existe… ¿Cómo se llama? – Conapred. Un día voy a poner aquí cuántos organismos crearon… para todo”.

Incendiario, provocador, como siempre, fiel a su estilo, el Presidente desde arriba señala y desprecia oposición, medios, empresarios u organismos de acuerdo al humor con el que despierta. A diferencia del presidente anterior, López Obrador no resbala torpemente en el nombre de esta institución, sino que calcula y manda un mensaje amenazante ¿se atreverá a desaparecerlo? ¿a reformarlo? o ¿lo dijo por capricho?

El presidente sabe perfectamente qué es el Conapred, cuándo se formó, quién lo hizo y para qué. Habrá que recordarle aquellos encuentros a inicios de este siglo cuando se convertía en esa salida de emergencia que veía el histórico Gilberto Rincón Gallardo para la formación de este Consejo. En una nota firmada por la periodista Tatiana Adalid, el 17 de diciembre de 2001, época en la que ya circulaba la idea de la creación del Conapred en la cabeza de Rincón Gallardo, se habla de este acercamiento con López Obrador. “El ex candidato presidencial, Gilberto Rincón Gallardo, y el Diputado local por Democracia Social, José Luis Buendía, presentaron ayer a las autoridades del DF una propuesta para la promulgación de una ley local para prevenir la discriminación. Vinimos a explicarle (a Andrés Manuel López Obrador) el alcance de la ley (federal para prevenir y eliminar la discriminación) y a conocer su opinión sobre las posibilidades de que se haga una ley de carácter regional” consignaba la nota del diario Reforma. De hecho, en esos años hubo constantes reuniones entre Rincón Gallardo y el jefe de gobierno, López Obrador, la estrategia de Don Gilberto era que si a nivel federal no conseguía la creación de este Consejo, al menos se impulsara en la capital, el final de la historia lo conocemos y el presidente también.

Con este pasado de cercanía a la lucha contra la discriminación, ¿por qué usa la amenaza para poner contra la pared al Conapred? ¿por qué recurre a este señalamiento cuando puede poner sobre la mesa la posibilidad de replantear objetivos y alcances del Consejo? Ya sé que la respuesta evidente es “así es su estilo”, no, la amenaza no puede serlo y menos a una institución que todos los días se enfrenta contra una montaña inmensa de casos de discriminación en este país. No era la forma.

Compartir esta publicación