Compartir esta publicación

Las de hoy / Últimas noticias

Identifican restos de otro normalista desaparecido

normalistas Ayotzinapa

La Fiscalía General de la República informó que se lograron identificar los restos de otro de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, desaparecidos el 26 de septiembre de 2014, se trata del joven Christian Alfonso Rodríguez.

El titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa, Omar Gómez Trejo, dijo que, tras realizar las pruebas periciales de los indicios rescatados en la Barranca de la Carnicería, ubicada a unos 10 kilómetros del tiradero de Cocula, se eligieron piezas que podrían ser susceptibles para la extracción de ADN por lo que fueron llevadas a un laboratorio especializado en la Universidad Médica de Innsbruck.

El 19 de junio de este año, la Universidad de Innsbruck informó a la FGR que, tras el análisis de las piezas óseas, se determinó que una de ellas pertenece al estudiante antes mencionado.

El hallazgo de evidencia fue analizado el 26 de febrero de 2019 por servicios periciales de la FGR en presencia de representantes de los familiares de los estudiantes y especialistas del equipo argentino de Antropología Forense.

La semana pasada, el Fiscal General de la República (FGR), Alejandro Gertz Manero, informó que solicitó ayer al Poder Judicial 46 órdenes de aprehensión en contra de servidores públicos de diversos municipios del estado de Guerrero por delitos de desaparición forzada y delincuencia organizada en relación al caso de los 43 normalistas de desaparecidos de Ayotzinapa.

¿Quién era Christian Alfonso Rodríguez?

Según el Centro Pro, Christian creció en el barrio de Santiago, en Tixtla, Guerrero, y tenía 19 años cuando desapareció.

Sus amigos de la preparatoria 29 le dicen “Soncho” o “Sonchito” y en la escuela normal rural de Ayotzinapa lo conocen como “Hugo” ya que le gusta usar playeras de la marca Hugo Boss.

Se graduó de la preparatoria con un promedio de 8.74 y sus maestros lo recuerdan como un alumno serio y cumplido.

Ingresó a Ayotzinapa porque no tenía otra opción, ya que en realidad deseaba ser veterinario o maestro de educación especial, pero ello implicaba gastos que su familia no podía solventar.

Compartir esta publicación