Compartir esta publicación

Últimas noticias

¿Cuántos aviones cuesta Pemex?

avion presidencial

Jorge Andrés Castañeda

La semana pasada el INEGI publicó la ENCUESTA SOBRE EL IMPACTO GENERADO POR COVID-19 EN LAS EMPRESAS (ECOVID-IE) donde muestra el impacto económico que está teniendo la crisis que estamos viviendo sobre las empresas. A la fecha de levantamiento, el 93.2% de las empresas del país se habían visto afectadas por la crisis y solo el 7.8% reportaban haber recibido algún tipo de ayuda. Mucho se ha escrito, en esta misma columna y en otras, de las consecuencias que tendrá para la economía nacional haber abandonado a las empresas a su suerte.

Pero es falso decir que el gobierno no apoyó a las empresas y que a cada quien le toca rascarse con sus propias uñas. Hay empresas que sí están recibiendo ayuda del gobierno. Una empresa en particular está más recibiendo ayuda que el resto de la economía: Petróleos Mexicanos.

El martes pasado la petrolera mexicana reportó sus resultados preliminares para los primeros seis meses del año. A primera vista, y al ver solo el estado de resultados consolidado, parecería que los resultados no fueron tan malos, sobretodo comparándolos al primer trimestre. Pero para entender la verdadera situación de Pemex, y de cualquier empresa, la clave está en los flujos de efectivo, no en el estado de resultados. Aquí se puede ver cuánto dinero entró y cuánto salió de las actividades operativas y de inversión de cualquier empresa en el periodo estudiado. Informa, por una parte, si una empresa está ganando o perdiendo dinero al llevar a cabo sus actividades del día a día; y por otra, cuanto dinero está invirtiendo para el futuro. También nos enseña cómo se financiaron estas dos actividades y por ende cómo cambió la cantidad de dinero que tenía la empresa del principio al final del periodo.

Al ver los flujos de efectivo de Pemex queda claro que la empresa sobrevive gracias a la respiración artificial que le está dando el gobierno. En estos seis meses, la operación de Pemex tuvo un resultado negativo de 37,882 millones de pesos o 1,649 millones de dólares. Si a esto le sumamos los flujos de inversión – donde no está Dos Bocas porque esa obra la lleva a cabo la empresa PTI Infraestructura y Desarrollo, una empresa propiedad de Pemex, pero fuera de balance, que da la casualidad es la misma que usó Lozoya para adquirir Agro Nitrogenados – el boquete es aún peor. Entre enero y junio, Pemex gastó en actividades de inversión 57,180 millones de pesos o 2,489 millones de dólares. La combinación de estos dos flujos resultó en que Pemex tuvo que buscar financiar 95 mil millones de pesos o 4,138 millones de dólares durante este semestre.

Para cubrir este boquete el Gobierno Federal aportó 51,046 millones de pesos, Pemex se gastó 39,396 millones de pesos que tenía en caja y se endeudó 4,620 millones de pesos netos más.

Para ponerlo en términos que todos entendemos, en seis meses, por actividades de inversión y operación, Pemex perdió el equivalente a 28 aviones presidenciales, es decir casi cinco aviones al mes. Para esto, el gobierno le dio 15 aviones, Pemex se gastó 12 aviones que tenía en sus cuentas, y se endeudó con un avión más.

Mientras la economía nacional está colapsada, miles de empresas están quebrando y se pierden millones de empleos, el gobierno ha estado inyectando miles de millones de dólares a Pemex y dejando morir al resto. Hasta ahora, el único programa de ayuda a empresas son los microcréditos de la Secretaría de Economía. Todos los otros anuncios son simplemente más de lo mismo y no implican ningún recurso adicional. Este único programa tiene un presupuesto de 25 mil millones de pesos mientras que a Pemex el gobierno lo dio más de 50 mil. Regresando a los avioncitos, el gobierno decidió darle 15 aviones a Pemex, y poco menos de 8 al resto de la economía. Así sus prioridades.

Si usted ya se indignó, espérese porque eso no es todo. En lo que queda del año Pemex tiene que pagar 11,482 millones de dólares de deuda y debe entre proveedores, impuestos y otros gastos otros 10,839 millones de dólares, un total de 22,321 millones de dólares. Si sigue con flujos de operación e inversión negativos, habrá que agregar esto a la cuenta. Hoy tiene en caja y por cobrar 12,827 millones de dólares. Con lo reportado el martes, se puede observar un boquete de por lo menos 10 mil millones de dólares. Aunque se logre refinanciar parte de la deuda pagadera a corto plazo,es inevitable que el gobierno tenga que volver a inyectar recursos para evitar una situación de insolvencia. ¿Cuánto? Habrá que ver. Pero los estimados están entre 2 y 5 mil millones de dólares, es decir entre 13 y 33 aviones más. Así que, si a usted le parecieron insultantes, y con toda razón, las imágenes del avión el lunes pasado, ahora imagínese que el gobierno le meterá a Pemex entre 28 y 48 aviones como ese mientras la economía atraviesa la peor crisis de su historia.

Compartir esta publicación