Compartir esta publicación

Lo de hoy / Últimas noticias

Bares, cantinas y antros podrán abrir como restaurantes y fondas

bares cantinas y antros

El nuevo programa del gobierno de la CDMX busca reactivar la economía de estos establecimientos.

Redacción 

El gobierno de la Ciudad de México permitirá que los antros, cantinas, bares y salones de fiestas operen como fondas y restaurantes, con el objetivo de reactivar la economía de estos giros, que aún no pueden abrir.

“No quiere decir que se reabren las actividades, no. Lo que estamos diciendo es que estos negocios pueden cambiar de giro a restaurantes y fondas”, explicó la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum.

El cambio de giro se hará a través del programa #DeAntroAFonda, en el cual los giros con permiso de venta de bebidas alcohólicas podrán tramitar un permiso provisional para funcionar como establecimientos de impacto vecinal, explicó la titular de la Agencia Digital de Innovación Pública, José Antonio Peña Merino.

Los objetivos de este programa son la reactivación económica de este sector y evitar la pérdida de empleo de estos establecimientos, que solo pueden reabrir hasta que el semáforo esté en amarillo, añadió el funcionario.

Sin embargo, lo que no se explicó en la conferencia fue si habrá verificaciones para revisar que los establecimientos que abran y cambien de giro cumplan con la normatividad, y así evitar personas abarrotadas en estos espacios y consumiendo productos que no sean alimentos.

Para hacer este cambio, lo único que se requiere es registrarse en la página covi19.cdmx.gob.mx/medidassanitarias

 y llenar el formulario, así como cumplir con todas las medidas sanitarias que están estipuladas para restaurantes y fondas.

Para que restaurantes y fondas puedan operar en el semáforo epidemiológico naranja, es necesario que cumplan con 10 reglas básicas:

Aforo de 30% de su capacidad.

Usar ventilación natural, o un sistema de recirculación con mínimo de 30% al interior del lugar.

Tener filtros sanitarios para medir la temperatura y revisar otros posibles síntomas, tanto en comensales como en personal y proveedores.

Tener música ambiental a menos de 62 decibeles.

Los meseros deberán usar careta y cubrebocas todo el tiempo.

Los manteles y las servilletas deberán cambiarse después de cada servicio.

Las mesas se colocan a 1.5 metros de distancia y en zigzag, o se deben poner barreras físicas.

En este momento no se puede fumar en ninguna parte del establecimiento.

Están prohibidos los menús impresos.

Hay que usar constantemente gel antibacterial.

Fomentar el pago por medios electrónicos.

Compartir esta publicación