Compartir esta publicación

Entérate / Lo de hoy

#Reportaje: El desdén del gobierno a las mujeres víctimas de violencia

#Reportaje: El desdén del gobierno a las mujeres víctimas de violencia

Por Gabriela Rivera

@gabs_07

En 2020, los programas de protección a las mujeres víctimas de violencia enfrentaron recortes, además de registrarse una serie de declaraciones desafortunadas del presidente Andrés Manuel López Obrador. Por si esto fuera poco, el próximo año dichos programas no tienen un aumento real en el presupuesto de egresos.

“El noventa por ciento de esas llamadas que te sirven a ti de base son falsas. Esto sucede lo mismo en las llamadas que recibe el metro sobre sabotajes, sobre bombas”, dijo el mandatario en mayo sobre las  26 mil llamadas de auxilio que recibió el 911 en los primeros dos meses y medio del confinamiento.

“No quiero que el tema sea nada más el feminicidio, ya está muy claro que se ha manipulado mucho sobre este asunto, en los medios, no en todos, los que no nos ven con buenos ojos, aprovechan cualquier circunstancia para generar campañas de difamación, así de claro, de distorsión, información falsa, este es el caso”, dijo el 10 febrero en otra conferencia matutina, cuando su gobierno propuso eliminar la figura de feminicidio del Código Penal. 

El desdén del gobierno no solo está en los dichos del presidente, también en las acciones y la importancia que tiene la violencia de género en su administración.

En el Proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2021 se observa que ninguno de los tres programas más importantes para la protección de las mujeres tuvo un incremento de recursos, mientras que la parte asistencialista de la administración presenta incrementos importantes:

  • Refugios Especializados para Mujeres Víctimas de Violencia de Género, sus hijas e hijos  405 millones de pesos.
  • Programa de Apoyo a las Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF) 278.5 millones de pesos.
  • Promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres 330.1 millones de pesos.

Los tres tienen el mismo presupuesto que el asignado en 2019, lo que no solo no representa un aumento, sino que estos programas tienen una pérdida de 3.3% por la inflación, lo que se traduce en que se tendrá que hacer más con menos dinero.

El programación de atención y prevención de la violencia además tendrá que repartir ese dinero entre las 21 entidades que tienen Alerta de Violencia de Género, ya que esa partida solventa las acciones que se deben hacer como parte de la Alerta.

En cambio, programas como el de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores tuvo un crecimiento de casi 20 mil mdp, para quedar en 59 mil 200 millones de pesos que se repartirán entre la población en año electoral.

Otros programas en los que también se entrega dinero a la población y que tienen hasta  30 veces veces más recursos que los programas enfocados a la violencia de género son Sembrando Vida, Programa de Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras  y jóvenes Construyendo el futuro, todos ellos asistencialistas creados en esta administración.

Recortes y ajustes en 2020

Durante la pandemia y el confinamiento, el gobierno intentó minimizar el problema de la violencia, y en la última declaración sobre el tema —hecha en su Segundo Informe de gobierno— aseguró que los feminicidios han disminuido, aunque en realidad van a la alza desde hace 5 años.

En estos meses, también intentó aplicar la austeridad republicana y la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres anunció que se haría un ajuste presupuestal a los subsidios que reciben 6 estados para aplicar la Alerta de Género, con lo que prácticamente los dejó sin presupuesto.

María Candelaria Ochoa Ávalos, titular de la Conavim firmó el oficio emitido a los gobernadores estatales y al otro día renunció. Aunque ella no lo aclaró, se presume que su salida se debió justo a las diferencias con la administración federal.

Ante los cuestionamientos por parte de activistas y grupos de apoyo a las mujeres violentadas, el gobierno tuvo que desistir del recorte y dos semanas después anunció que el presupuesto se mantenía igual.

“Estamos protegiendo a las mujeres, se está castigando a quienes asesinan mujeres, a los feminicidas. No hay disminución del presupuesto”, dijo el mandatario el 14 de junio. Días después, Olga Sánchez Cordero, secretaría de Gobernación, salió a defender los programas y aseguró que hoy más que nunca se ha está trabajando en favor de las mujeres.

Este tipo de declaraciones son las que ha tenido que salir a dar el presidente cada vez que ocurre un hecho que atenta contra el trabajo que realizan las dependencias en favor de las mujeres víctimas de violencia o cada vez que minimiza estos hechos.

“Nada más repetir, nosotros protegemos a todos, le damos atención preferente a los pobres y, desde luego que protegemos a las mujeres, hay un programa amplio de protección a las mujeres, estamos en contra de la violencia que se lleva a cabo contra las mujeres, el feminicidio.

“Constantemente estamos trabajando en eso, pero desde luego, si hay críticas es normal que existan, vivimos en una sociedad democrática, yo tengo mi conciencia tranquila, es lo que puedo decir”, dijo el mandatario. 

Compartir esta publicación