Compartir esta publicación

Entérate / Lo de hoy / Últimas noticias

#Reportaje: Seguro de desempleo, el programa olvidado de los gobiernos

#Reportaje: Seguro de desempleo, el programa olvidado de los gobiernos

Por Gabriela Rivera

@gabs_07

Más de 24 millones de mexicanos perdieron su empleo durante la pandemia y el gobierno no fue capaz de apoyarlos con recurso adicionales para enfrentar la crisis a través del seguro de desempleo, porque ni siquiera existe.

Aunque esta figura está reconocida en el artículo 123 desde que Venustiano Carranza promulgó la Constitución Mexicana, desde entonces ningún gobierno se ha dado a la tarea de establecer la figura que permita apoyar a los trabajadores que pierden su empleo. 

La indiferencia a este tema fue la constante de distintas administraciones, quienes vieron en la liquidación al empleado una forma de subsanar la falta de ingresos en lo que encontraba un nuevo empleo. La Ley Federal del Trabajo establece una suma fija de tres meses de salario más 20 días de salario por cada año de servicio, si la relación laboral termina por despido debido a causas económicas.

Una liquidación conforme a la ley funcionó hasta hace unos 15 años, cuando  los empleados perdieron estos derechos ante el crecimiento de la contratación por outsourcing y el turbio manejo de la nómina, que deja desprotegidos a los trabajadores, sobre todo en estos momentos de crisis sanitaria.

Carlos fue despedido de la empresa desarrollado de software en la que laboró por dos años sin la liquidación correspondiente, porque estaba contratado bajo el esquema de outsourcing, en el que le pagaban 25% de su sueldo conforme a la ley y el resto en “prestaciones, ayudas generales y otros conceptos”.

Bajo ese argumento, la empresa le dio el dinero que le correspondía por únicamente 25% de su sueldo, cantidad que le alcanzó para sobrevivir dos meses. Después de eso, ha tenido que buscar trabajos de freelance, mientras envía decenas de curriculums al día para buscar otro empleo. 

“Sabía que ese esquema estaba mal, había visto a amigos perder sus empleos y cobrar una miseria de liquidación, pero el trabajo era tan bueno y lo necesitaba en ese momento, por eso acepté las condiciones, que ahora me dejaron en la calle”, asegura Carlos.

En situaciones como las de Carlos es que el Seguro de Desempleo funciona, ya que permite a los trabajadores tener un ingreso mínimo que les permita mantenerse mientras encuentran otro empleo.

Sin embargo, en México La ley no establece ningún seguro de desempleo por parte del gobierno. Hay entidades como Jalisco, Estado de México y la Ciudad de México, que tienen un seguro de desempleo previsto en su ley.

Pero en esta temporada de crisis resultó insuficiente para atender la demanda de cientos de mexicanos que perdieron su empleo. Por ejemplo, en abril de este año, a menos de un mes de que comenzara el confinamiento, el gobierno de la Ciudad de México tenía 40% más solicitudes que en las semanas previas a la declaración de la emergencia sanitaria.

Si hoy ingresas a la página del Seguro de Desempleo uno encuentra que ya no es posible acceder a las ayudas económicas, pues se rebasó el número de personas que pueden apoyar. 

Problema olvidado… hasta ahora

En 2012, cuando Enrique Peña Nieto tomó posesión como mandatario, que se prometió crear una figura financiada por el Estado. Sin embargo, la promesa se quedó en la firma del Pacto por México y en una iniciativa que no volvió a ver la luz

El 8 de septiembre de 2013, el mandatario envió al Congreso de la Unión la reforma hacendaria, la cual comprende también reformas en materia de política social, entre ellas la inclusión en la Constitución del seguro de desempleo.

Aquí se incluyó la creación de una ley reglamentaria que articulara el seguro de desempleo para brindar protección mínima a toda persona que haya perdido su trabajo, al recibir un pago mensual para que pueda cubrir sus necesidades y las de su familia; serviría como apoyo en el proceso de reincorporación a un empleo formal y sobre todo para evitar el incremento de la pobreza.

Sin embargo, los acuerdos políticos y el no contar con una mayoría que aprobará esta iniciativa, dejo la propuesta presidencial en un cajón. En su lugar, los diputados decidieron incluir el tema del seguro de desempleo en la Ley del Seguro Social.

Durante  2013 y 2014, investigadores y organismos internacionales, incluidas la OIT y la CEPAL, analizaron las propuestas y celebraron el avance del gobierno para trabajar en esta figura de apoyo a los trabajadores mexicanos.

Al final, el seguro de desempleo terminó convirtiéndose en tan solo un retiro al que tienen derecho los trabajadores que trabajan en la formalidad y cotizan ante el IMSS. La figura como tal de este apoyo económico para los trabajadores se desdibujó.

Con la pandemia, el tema resurgió y los trabajadores trabajan en propuestas para crear un seguro de desempleo a nivel federal. El líder de los trabajadores mineros, Napoleón Gómez Urrutia ha mencionado en varias ocasiones la necesidad de legislar sobre el tema.

Sin embargo, especialistas han señalado que en las condiciones económicas en las que está el país no resistirían un gasto de este tamaño,, ya que los recursos no alcanzarán para todos los programas sociales y asistencialistas que tienen que tiene el gobierno en este momento. 

Compartir esta publicación