#UNAM: Fallece Mario Molina, único mexicano Premio Nobel de Química

La UNAM confirmó el deceso en sus redes esta tarde

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), confirmó el fallecimiento del doctor Mario Molina, uno de los más distinguidos egresados de la Máxima Casa de Estudios y quien fuera galardonado como el Premio Nobel de Química en 1995.

Mario Molina Henríquez nació en la Ciudad de México, en 1943. Ingeniero químico egresado de la UNAM, realizó estudios de posgrado en la Universidad de Friburgo, Alemania  y recibió un doctorado en Fisicoquímica de la Universidad de California, Berkeley, en Estados Unidos (1972).

El Centro Mario Molina, también anunció la pérdida del científico y escribió en su cuenta de Twitter: Con profunda tristeza y dolor informamos.

Publicó un breve comunicado que dice: Con profundo dolor, comunicamos el fallecimiento del Dr. José Mario Molina Pasquel Henríquez acaecido el día de hoy en la Ciudad de México.

“Su esposa, sus hijos y sus hermanos agradecen las muestras de cariño y pensamientos en estos difíciles momentos.

“El Dr. Mario Molina parte siendo un mexicano ejemplar que dedicó su vida a investigar y a trabajar en favor de proteger nuestro medio ambiente. Será siempre recordado con orgullo y agradecimiento”, puntualizó el comunicado.

De acuerdo con su semblanza en el Centro Mario Molina, es un pionero y uno de los principales investigadores a nivel mundial de la química atmosférica.

Fue coautor, junto con F.S. Rowland en 1974, del artículo original prediciendo el adelgazamiento de la capa de ozono como consecuencia de la emisión de ciertos gases industriales, los clorofluorocarburos (CFC), que les mereció el Premio Nobel de Química.

Sus investigaciones y publicaciones sobre el tema condujeron al Protocolo de Montreal de las Naciones Unidas, el primer tratado internacional que ha enfrentado con efectividad un problema ambiental de escala global y de origen antropogénico.

Gracias a su descubrimiento, se logró un consenso internacional para la adopción del Protocolo de Montreal de 1987, que prohibió el uso de gases CFC logrando estabilizar los niveles de ozono.

El profesor Molina y su grupo de investigación publicaron una serie de artículos entre 1976 y 1986 que identificaron las propiedades químicas de compuestos que juegan un papel esencial en la descomposición del ozono de la estratosfera.

Demostraron en el laboratorio la existencia de una nueva clase de reacciones químicas que ocurren en la superficie de partículas de hielo incluyendo aquellas que están presentes en la atmósfera.

También propusieron y demostraron en el laboratorio una nueva secuencia de reacciones catalíticas que explican la mayor parte de la destrucción del ozono en la estratosfera polar.

En México, presidió desde 2005 un centro de investigación y promoción de políticas públicas que lleva su nombre, donde realiza estudios estratégicos sobre energía y medio ambiente, particularmente en los campos de cambio climático y calidad del aire.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador en su cuenta de Twitter expresó sus condolencias por el fallecimiento del científico.

Hace unos meses, el Premio Nobel de Química 1995 recomendó al Máximo Mandatario utilizar el cubrebocas durante sus giras, pues, dijo en su momento, debe dar el ejemplo.

Agregó que un estudio, en el que él participó, demostró que en el momento en que China, Italia y la Ciudad de Nueva York hicieron obligatorio el uso de esa protección facial, disminuyó el número de contagios.

El mismo comentario fue para el mandatario estadounidense Donald Trump, quien ha usado el cubrebocas en muy pocas ocasiones.

“La ciencia nos dice lo que tenemos que hacer, pero desafortunadamente la política no (…) esta medida protectora reduce significativamente el número de infecciones”, dijo Molina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: