#Reportaje: Funcionarios y dirigentes sindicales agandallan vacunas

Por Gabriela Rivera

@gabs_07

A una semana de que comenzaran a aplicarse las vacunas contra COVID-19, funcionarios, dirigentes sindicales y personal médico que no está en la primera línea de atención a pacientes enfermos han aprovechado los vacíos en la distribución para inmunizarse.

Al menos 32 médicos, enfermeras, camilleros y personal se quedaron sin vacuna, ante el “gandallismo” de estas personas, que aprovecharon su posición o sus influencias para obtener una vacuna antes de que les tocara, según el calendario de la Estrategia de Vacunación. 

Desde el primer día, directivos de La Raza, del Instituto Mexicano del Seguro Social acudieron a los hospitales militares a que les aplicaran la vacuna de Pfizer, l que provocó que médico sy enfermeras que están atendiendo a los pacientes con coronavirus realizarán una manifestación acusando a los directores de aprovecharse de sus cargos.

Ese mismo día, en el Estado de México, José Rogel Romero, director del Centro Médico Lic. Adolfo López Mateos, recibió la inmunización pese a no atender enfermos. Y no solo eso, metió en la fila del personal médico a su esposa y una de sus hijas, para que las vacunaran.

En un primer momento, el personal de la Secretaría de Salud del estado —dependencia a la que pertenece el hospital—se deslindó de los hechos y acusó a la empresa encargada de organizar la logística para llevar a los médicos a los hospitales militares de tener fallas en la comunicación con el personal médico. 

Sin embargo, el hecho fue denunciado ante el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien confirmó que el funcionario había aprovechado sus influencias para vacunar a su familia, por lo que la Secretaría de Salud tuvo que destituir al funcionario e iniciar una investigación por lo ocurrido.

El miércoles 30 de diciembre, personal médico de la Secretaría de Salud de la CDMX realizó una manifestación afuera del Hospital Militar El Vergel para exigir que les aplicaran la vacuna contra COVID-19, pese a no estar en la lista de ese día.

Más tarde, la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, dio a conocer que los dirigentes de las secciones 12 y 13 del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX) organizaron la movilización y convocaron a los trabajadores de salud a este lugar para desestabilizar el proceso, poder ingresar al hospital y obtener la vacuna.

Dirigentes de la sección 12, convocó al personal de todas las áreas de la institución, incluyendo administrativos y directivos a través de mensajes de Whatsapp, pese a que este ellos no estaño considerados en esta primera fase, informó Olivia López, titular de la Secretaría de Salud de la CDMX.

“Vamos a aplicar sanciones administrativas y penales a quien quiera hacer eso. No lo vamos a permitir. Aquí no hay influyentismo, aquí no es como en Gobierno anteriores, donde ser un líder sindical corrupto les permitía tener canonjías. Aquí son los trabajadores y trabajadoras de la salud que están al frente del Covid los que van a recibir su vacunación primero y después por edad”, dijo Sheinbaum en su conferencia de prensa.

Sin embargo, esta situación generó que personal de distintos hospitales dejaran de lado sus labores para acudir a una cita falsa en la que de todos modos no se les iba a aplicar la vacuna. 

Otro caso de influyentismo fue el de Coahuila, donde 29 funcionarios de Salud se inocularon, pese a no estar en la primera línea de atención. El martes 29 de diciembre comenzó la vacunación en ese estado y al terminar de aplicar las 180 previstas para ese día, el personal sacó 29 más “para los funcionarios que se quisieran vacunar”.

Guillermo Herrera, jefe de la Jurisdicción Sanitaria de Acuña, fue uno de esos funcionarios, e incluso posó para las cámaras de los medios de comunicación. De acuerdo con Milenio, entre esos funcionarios había dos ingenieros de sistemas del IMSS, que tampoco tienen contacto con pacientes.

La Secretaría de Salud justificó la vacunación de Herrera y argumentó que el funcionario está en contacto con personal médico y de laboratorio, ya que supervisa las acciones que se realizan en los hospitales.

En tanto, el IMSS informó que investigarán los hechos y sancionarán a los dos ingenieros que recibieron la vacuna, pese a no ser personal médico.

Tanto el sindicato como el director de la institución, Zoé Robledo, hicieron un llamado a los directores normativos, de hospitales y representantes a cumplir con los mandatos en la estrategia y no cometer abusos. 

A %d blogueros les gusta esto: