Alerta Interpol sobre píldoras reductivas mortales

reducir obesidad

La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) informó que se encuentra trabajando para impedir el suministro y distribución de las pastillas DNP o también conocidas como “píldoras de dieta”, un producto clasificado como tóxico y mortal y que ya ha cobrado su primera víctima en el Reino Unido.

De acuerdo con Notimex, la Interpol emitió una alerta mundial para detener la distribución de estas píldoras mortales, que contienen dinitrofenol, un pesticida altamente tóxico, que promete quemar -literalmente- la grasa y tonificar los músculos, el cual es distribuido a través de internet.

La organización también emitió una “notificación naranja” para alertar a las fuerzas policiales de 190 países, agencias gubernamentales y organizaciones internacionales sobre los productores y distribuidores de este producto, considerado ilegal.

Las “píldoras de dieta” causaron la muerte de una mujer de 21 años en la ciudad inglesa de Shrewsbury el pasado 12 de abril, y llevó al hospital con graves problemas de salud a un francés que también consumió el producto.

Por lo general, el DNP se utiliza como complemento para la pérdida de peso y es vendido en forma de polvo color amarillo, cápsulas o en crema, advirtió la Interpol en un comunicado; también se utiliza en la fabricación de ciertos explosivos y se produce en laboratorios clandestinos sin aplicar ninguna normativa de higiene.

La Interpol precisó que algunos distribuidores enmascaran el producto en las aduanas, mediante el etiquetado como la especia amarilla, cúrcuma. En la década de 1930, el DNP era utilizado para estimular el metabolismo y favorecer la pérdida de peso, pero fue retirado del mercado después de haber causado numerosos decesos.

Los afectados por las píldoras

Esta alerta sigue a la muerte de la británica Eloise Aimee Parry, quien se “quemó por dentro” después de consumir cápsulas para adelgazar que compró en internet. “Ella explotó por dentro”, relató a la prensa su madre.

Una investigación encontró que se había consumido cuatro veces la cantidad fatal de dinitrofenol, conocido como DNP, que es un pesticida altamente tóxico.

Otra consumidora de DNP, Gill, residente de Irlanda del Norte, declaró recientemente que tras ingerir las cápsulas sintió como “si en su interior tuviera fuego” y creyó que el efecto pasaría, pero en lugar de desaparecer todo su cuerpo comenzó a “sobrecalentarse”.
“Sentí como si estuviera en llamas, sentí como si mi piel estuviera hirviendo. Fue terrible. Mi corazón latía tan rápido, fue la peor sensación del mundo. Pensé que moriría”, sostuvo.

Un estudio del año pasado advirtió a ese fármaco podría estar vinculado a cinco muertes más en Reino Unido entre 2007 y 2013.

Los tratamientos para quemar la grasa siempre atraerán la atención de personas desesperadas por reducir tallas de forma milagrosa, en lugar de una excelente rutina de ejercicio y exponen sus vidas con productos de dudosa procedencia.

Diario de México