Aprovechan universidades mexicanas energía solar

Para las universidades, “exprimir” la energía solar se ha convertido en una de las formas más efectivas para impulsar las tecnologías sustentables y contribuir a frenar el daño a la ecología.

En la Universidad Iberoamericana (UIA), el proyecto “Ibero Verde”, coordinado por el mexiquense Alberto Ruiz, ha logrado generar en promedio mil 80 watts al día a partir de un sistema de 18 celdas solares. Este panel genera la tercera parte de la energía con que se alimenta la estación radiodifusora Radio Ibero 90.9.

“La producción de energía eléctrica a partir de celdas solares es un proyecto terminado y funcionando, y actualmente nos están suministrando el 30 por ciento de la energía que necesita el transmisor de Radio Ibero 90.9.

“Esto quiere decir que de los 3 mil watts que necesita para operar, mil provienen de energía solar”, explicó Ruiz, director de Investigación de la UIA.

“Ibero Verde” contempla cuatro áreas y busca reducir 18 por ciento del consumo de energía que registra la universidad.

“En 2008 fueron 7 millones 100 mil kilowatts hora y la idea es bajarle un millón 300 mil kilowatts hora por año.

“En términos de producción, ese millón 300 mil produce mil toneladas de bióxido de carbono al año y reducirlo es bastante considerable para una universidad, es un ahorro muy sustantivo”, añadió Ruiz, quien vive en Metepec.

Mientras, en el Tec CEM, el agua de la alberca logra permanecer a una temperatura promedio de 28 grados centígrados gracias a un calentador solar; así, la caldera convencional puede ser apagada durante 8 meses al año y sólo se recurre a ella en invierno.

“La alberca nace con un esquema de ahorro energético, tenemos un sistema alternativo de calentamiento en la parte superior del edificio donde se encuentran paneles solares.

“Son una red de líneas capilares de PVC que hace circular el agua cuando existe mucho sol y en una gran proporción nos ayuda a mantener la temperatura en la alberca, lo que representa un ahorro que va del 30 al 60 por ciento de acuerdo a la temporada del año”, detalla Gabriela Cabral, directora del Posgrado en Desarrollo Sostenible del CEM.

Esta acción significa un ahorro de 2,500 litros de gas por cada día que no se prende la caldera, lo cual suele ocurrir entre los meses de febrero y octubre.

En el campus Estado de México existe el Programa Orden, Limpieza y Ahorro que promueve el ahorro de energía.

Tiene luminarias ahorradoras en las aulas, biblioteca, oficinas, auditorio, pasillo central, alberca, teatro; y en el edificio de profesores, también tiene sensores de movimiento en las oficinas para que, sólo cuando alguien esté presente, se mantengan encendidas.

“El 40 por ciento de los sanitarios cuenta con sensores para tener luz únicamente cuando se requiera, y los equipos de cómputo y material audiovisual están programados para que se apaguen automáticamente cuando no se usan”, explica María Parada, directora de la Planta Física.

La Ibero también se encuentra trabajando en la construcción de un concentrador solar.

“Este se utilizaría para calentar fluidos como agua y crear más energía eléctrica, incluso está programado que calentará el agua de algunos vestidores”, señaló el investigador Alberto Ruiz.

Para calentar la alberca semi-olímpica de su campus de Acoxpa, la Universidad Marista tiene 100 celdas solares para convertir la energía del sol en energía eléctrica.

“Cada celda solar mide 1.80 por 1.20 metros”, explica Luis Amezcua, director de Arquitectura del campus Xochimilco-Tláhuac de esa casa de estudios.

En esta sede universitaria, la iluminación es fluorescente y cuenta con un sistema automatizado para que, cuando haya una baja población de alumnos, los focos trabajen al 30 por ciento.

En el campus Xochimilco-Tláhuac los techos de los edificios están inclinados para que el agua de lluvia caiga sobre colectores y se dirija a cuatro cisternas con capacidad de 400 mil litros.

“El agua se destina para riego de áreas verdes, al igual que la resultante de la planta de tratamiento de agua”, apunta Amezcua.

Las autoridades de esta casa de estudios tienen pensado llevar a cabo un plan de reforestación con más de 2 mil árboles para el campus durante este año.

Con base en Reforma y Las Mejores Universidades 2009