Claudia y el abandono

  • Compartidos
 en Columnas invitadas, Metrópoli hoy y mañana

Uno de los errores más cuestionables de Andrés Manuel López Obrador como gobernante capitalino se dio en 2004, en ocasión de una crisis por inseguridad.

La Ciudad de México y estados vecinos vivían –de nueva cuenta– bajo el azote de bandas de secuestradores. El plagio y asesinato de dos hermanos dedicados al comercio provocó que el hartazgo de la clase media hiciera que ésta saliera a la calle a protestar.

López Obrador, ya se sabe, no sólo minimizó el reclamo ciudadano, sino que lo descalificó al tachar de “pirruris” a esos miles que sólo demandaban lo elemental: que la autoridad pusiera freno a los secuestros, que el gobierno hiciera su chamba.

Quedó claro desde entonces que para AMLO no valen los reclamos de ciudadanos no clientelares o gremiales. Su desdén le costaría caro, sobre todo si se recuerda que en 2006 la cifra oficial de votos por los que entonces perdió la Presidencia fue de sólo .56 por ciento, o 243 mil votos.

En el gabinete de aquel gobierno, que presumía que diario revisaba la marcha de la capital, había una cercanísima colaboradora del tabasqueño: Claudia Sheinbaum.

La lógica diría que si estuviste hombro con hombro con El Peje, y quince años después te toca gobernar la capital, existe la esperanza de que hayas experimentado en cabeza ajena que los secuestros que acaban en asesinato exasperan a los chilangos como pocas cosas. Por lo visto en las últimas horas, la lógica no aplica en el caso de Claudia Sheinbaum.

El día de ayer se supo muy temprano la infausta noticia del asesinato de Norberto Ronquillo, joven estudiante que tras ser raptado el 4 de junio apareció muerto en un baldío.

La información del terrible desenlace enrareció el ambiente durante horas antes de que la jefa de Gobierno pusiera un tuit lamentando los hechos con estas palabras: “Lamento profundamente lo ocurrido con el joven Norberto Ronquillo. Nuestro compromiso con la familia y con la sociedad es hacer todo lo que esté en nuestras manos para que haya justicia. Ese es mi compromiso. En unos minutos la @PGJDF_CDMX dará más información”.

Pero la fiscal no dio más información. Esa funcionaria dijo que van “a tratar que no haya impunidad”, dio a conocer una línea de tiempo irrelevante y párenle de contar. La jefa de Gobierno, por su parte, sólo agregaría, hasta la entrega de esta columna, una declaración banquetera igual de esquemática.

Sheinbaum no ha dimensionado el caso. Ni siquiera porque no era necesario irse 15 años atrás para entender que la capital reacciona muy mal ante la díada secuestro-asesinato de jóvenes.

En el sexenio de Marcelo Ebrard también se vivió una crisis luego de varios secuestros que terminaron trágicamente, como los de los jóvenes Silvia Vargas y Fernando Martí.

Insisto: si eres Claudia Sheinbaum, y ya viste cómo a dos de tus antecesores les estallaron crisis por casos así, por qué reaccionas de manera lerda y con aparente indolencia ante la información de que un joven nacido en 1997 acabó su vida maniatado en un baldío.

El actuar de la jefa de Gobierno es un misterio preocupante. Más si el día de su toma de gobierno, hace seis meses y cinco días, deploró que en la capital “en los últimos años vivimos el abandono del servicio público y la democracia (…) y regresó la corrupción, que provocó el abandono de los servicios públicos y el regreso de la inseguridad. Se traicionó el camino de la democracia y se olvidó el sentimiento de los ciudadanos”.

Hoy el sentimiento de los ciudadanos es, como en tiempos de Mancera, de abandono. Porque a pesar de que Sheinbaum dijo el 5 de diciembre que la seguridad es el tema “que más preocupación genera en los habitantes”, no se ve por parte de la jefa de Gobierno ni la estrategia de seguridad, ni ganas de mostrar empatía frente a una ciudadanía golpeada por la noticia de que, como hace quince u once años, otro joven perdió la vida tras ser raptado.

Claro que lo de menos es la torpeza de la naciente administración para el manejo de crisis.

La verdadera desazón es lo palmaria que resulta la certeza de vivir inermes en medio de 80 mil policías y de una autoridad que se suponía que venía a subsanar el abandono de todo un sexenio. La verdadera tragedia es ver que el gobierno considera que lo apropiado es abordar el asesinato de un joven como si fuera un tema que se puede enfrentar con solo un tuit, con un mensaje cualquiera.


Publicaciones recomendadas

Comentarios

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.