Consejos para reconocer mariscos frescos

Aún falta casi un mes para que finalice la Cuaresma y es muy común en esta época que se consuma mariscos, pero hay que tener mucho cuidado a la hora de comprarlos. ¿Sabes reconocer mariscos frescos? ¿no? Aquí te decimos algunos consejos para que te evites una infección estomacal.

¿Cómo reconocer lo mariscos frescos?

  • Pescado: es muy importante que veas sus ojos, los cuales deben estar brillantes, nada de sumidos u opacos; además su aspecto debe ser húmedo y las escamas bien adheridas a la piel. En el caso de los filetes de pescado, debe ser firme al tacto, no debe de deshacerse al frotarlo, si tiene espinas como en el caso de la sierra, éstas no deben desprenderse de la carne.
  • Cangrejo, jaiba o langosta: para reconocer mariscos frescos como en este caso que tienen un caparazón, éste debe estar duro; estira las tenazas y deben regresar a su lugar, si no pasa, no están frescos.
  • Camarón: es uno de los mariscos más consumidos pese a que tiene un costo mayor a otros; sin embargo, es delicioso y las características que debe tener es que su cabeza y patas este firmes al su cuerpo. No deben tener anillos negros o grisáceos en la superficie del cuerpo.
  • Almejas: tienen que estar completas, bien cerradas y al golpearlas entre sí se debe escuchar un sonido hueco.
Imagen de Manzanillo News

Al adquirir este tipo de alimentos despiden un olor muy característico, el cual debe ser suave como a mar, aunque suene chistoso; si desprende un aroma a amoniaco significa que ha entrado en proceso de descomposición.

Al llegar a tu casa, luego de las compras de los mariscos, debes refrigerarlos y máximo tienen una duración de tres días; por ello, lo mejor es que los compres el mismo día que los vayas a consumir. Si los congelas, sí durarán más pero no un mes.