Durazo tachó a Omar García

En octubre del año pasado, Claudia Sheinbaum armaba su gabinete y alguien le surgió el nombre de Omar Hamid García Harfuch para la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Nieto del general Marcelino García Barragán e hijo de Javier García Paniagua, considerado una leyenda en el ámbito político-policiaco, el joven funcionario era jefe de la Agencia de Investigación Criminal de la PGR.

A pesar de su alcurnia, Omar había logrado ascender por cuenta propia, pues, además de ser abogado, se había preparado en la División de Investigaciones de la Policía Federal, la DEA, el FBI y en Harvard.

Su trabajo lo respaldaba, pero se topó con un pequeño inconveniente: los nombramientos en esa materia pasaban por el escritorio de Alfonso Durazo, designado secretario federal de Seguridad Pública.

Durazo prefirió atender la recomendación de Marcelo Ebrard, que sugirió para el cargo a Jesús Orta, quien había sido su oficial mayor en el GDF, donde, por cierto, fue inhabilitado un año por la Contraloría.

En apenas medio año en el cargo quedó demostrado el grave error que se cometió al nombrar a Orta, quien ha acumulado fracasos y ha metido a los capitalinos en una espiral de inseguridad jamás vista.

Tan mal está el asunto que la propia jefa de Gobierno le tuvo que abrir espacio a García Harfuch, ahora como director de la Policía de Investigación de la Procuraduría de Justicia local, donde Ernestina Godoy, otra de las consentidas del régimen, ha naufragado.

En la carambola, Bernardo Gómez del Campo tuvo que dejar la Policía de Investigación y, a pesar de su pésimo desempeño, fue premiado como subsecretario de Seguridad Ciudadana, para que le hiciera compañía a Orta.

¿Qué habría pasado si Sheinbaum se hubiera impuesto para nombrar a García Harfuch como jefe de la Policía Preventiva?

Los que saben de esto aseguran que la funcionaria se habría ahorrado muchos dolores de cabeza, pero, lo más importante, la ciudadanía no tendría que estar escuchando pretextos ante el desborde de la delincuencia.

Es claro que en el gobierno no saben cómo piensa la Policía, como la llamada Hermandad que se enquistó ahí desde hace muchos años, y que jamás va a respetar a un civil. Y menos si desde el inicio se muestra timorato, falto de agallas y de conocimiento.

Lo último que Orta dijo es que si en un año no da resultados, se va.

Le pueden dar todo el sexenio y jamás va a dar resultados, pero entonces se habrá perdido un tiempo valioso para revertir la situación. ¿Qué gana la ciudadanía con que lo corran en un año si para entonces habrá más crímenes en las calles?

Y ni modo de reclamarle a Durazo o a Marcelo; ahora es cosa de Claudia.

CENTAVITOS

Por cierto, ante las críticas por promover su imagen en actos oficiales, Sheinbaum asegura que la critican por ser una jefa de Gobierno distinta, que sale a territorio. No le han dicho que antes de los tequios existía Tu Ciudad te Requiere, y su odiado Mancera también barría, trapeaba y pintaba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.