Crisis en el CIDE: director interino despide a secretaria académica por “rebelde”

Académicos del CIDE denuncian que el director interino, quien llegó a la institución para “apoyar las estrategias del gobierno”, despidió de manera arbitraria a la secretaria académica por cometer un supuesto “acto de rebeldía”. Están preocupados por la parálisis institucional en el centro de investigación.

Decisión unilateral

El director interino del Centro de Investigaciones y Docencia Económicas (CIDE), José Antonio Romero Tellaeche, destituyó de su cargo a la secretaria académica, Catherine Andrews, por supuestamente incurrir en “un acto de rebeldía”. Sin embargo, de acuerdo con las declaraciones de Andrews, de académicos del centro y de los miembros del Sindicato del Personal Académico del CIDE, el despido no fue justificado, pues ella solamente cumplía con su deber.

El problema derivó de que Andrews levara a cabo en tiempo y forma las Comisiones Académicas Dictaminadoras (CADIs) encargadas de evaluar el desempeño académico de los docentes y revisar su continuidad en el organismo, mismas que el director quería posponer de forma unilateral, una postura que contravenía el cumplimiento de las normas y estatutos del CIDE. Al mantener Andrews en pie estas reuniones, y sin mayores fundamentos, el director tomó la decisión de cesarla.

“Le informo que tengo a bien removerla de sus funciones como secretaria académica en este centro público de investigación con efectos inmediatos a partir de su notificación. En consecuencia, tiene usted impedimento legal para ejercer las funciones inherentes al cargo que venía desempeñando, por lo que deberá abstenerse a ejercitar cualquier acto derivado de esa función, so pena de incurrir en responsabilidad administrativa e incluso, de carácter penal”, escribió en un oficio Romero Tellaeche publicado por Animal Político.

Golpe autoritario e irresponsable

Los académicos del CIDE señalan que se trata de una decisión unilateral, un golpe autoritario y una irresponsabilidad de José Antonio Romero Tellaeche, quien pretende asumir la dirección y ha planteado como parte de sus objetivos el “corresponder y apoyar las estrategias y políticas públicas del gobierno”. “AMLO contra los académicos, científicos y cualquier persona ilustrada. Qué tragedia”, escribió la periodista y política mexicana, Tere Vale, en su cuenta de Twitter, tras darse a conocer la noticia.

El personal del centro de investigación señala que detrás de la decisión de aplazar la evaluación académica está una posible intención de reemplazar a los profesores actuales para incorporar a perfiles más afines al nuevo director. En este sentido, cabe señalar que solamente Romero Tellaeche y Vidal Llerenas, exalcalde de Azcapotzalco, están postulados para el cargo que deberá renovarse a más tardar el 29 de noviembre.

“Es una irresponsabilidad mayúscula porque la función del director interino es precisamente garantizar la continuidad de las labores de la institución; para eso existe la figura de director interino, para que ante la renuncia la institución no se paralice. El director interino, sin embargo, sostuvo por escrito lo contrario: que él no quiere cumplir con sus funciones, que no quiere cumplir con su obligación de garantizar el funcionamiento del CIDE. Y no solo no las quiere cumplir, sino que ahora destituye a otros funcionarios que sí cumplieron con sus responsabilidades. Este tipo de decisiones son realmente de una irracionalidad e irresponsabilidad realmente preocupante”, sostuvo Javier Martín Reyes, académico del CIDE, en entrevista con Animal Político.

Fui despedida por cumplir con las normas y estatutos: Andrews

Tras su despido, Catherine Andrews explicó que estaba programado que el proceso de evaluación del personal docente del CIDE se llevara a cabo los días 16 y 17 de noviembre. Sin embargo, el día 9 de noviembre, Romero Tellaeche le dijo que prefería suspenderlo hasta que se nombrara o ratificara al director general. Sin embargo, al consultar al director de Asuntos Jurídicos del CIDE, este señaló que ni el director general interino ni la secretaria académica ni la directora de evaluación académica tienen “atribuciones para suspender o posponer las reuniones de las CADIs. El Estatuto de Personal Académico no contempla esta facultad”.

“Me queda claro que no he incurrido en ningún ‘acto de rebeldía’ sino que he sido destituida por insistir en que el proceso de evaluación del profesorado investigador y asociado se realice conforme al EPA (Estatuto de Personal Académico) y al Reglamento de la CADI. Es decir, por insistir en el cumplimiento de las normas y estatutos que regulan las tareas y obligaciones de la Secretaría Académica”, señaló Catherine Andrews en un comunicado que envió a los profesores del CIDE tras ser notificada de su destitución.

Con información de Animal Político

Recommended Posts