El organillero de la CDMX, un músico en peligro de extinción

  • Compartidos
 en Entretenimiento

Seguro, si vives en la Ciudad de México, en algún momento has escuchado la música de un organillero, personaje que actualmente se encuentra en peligro de desaparecer. En el siglo XIX, fue la primera vez que llegaron a México a través de migrantes europeos; además, su música sólo se tocaban en eventos sociales de la clase alta del país.

Con el tiempo, comenzaron a tocar en las calles y pasarían a ser parte del paisaje urbano de la capital. Incluso, los organilleros de la CDMX son considerados Patrimonio Cultural, pero su oficio se encuentra en peligro de extinción. A mitad del siglo XX, los espectadores comenzaron a disminuir, ya que las nuevas generaciones no estaban acostumbrados a escuchar este tipo de melodías.

Una de sus características más emblemáticas es que los organilleros visten con orgullo un uniforme color caqui del Sindicato de Organilleros de México, al cual están afiliadas al menos unas 150 personas.

Un oficio duro

Imagen de Excélsior

Mercedes ha trabajando como organillera desde hace 19 años a un costado del Palacio de Bellas Artes; y es una de las pocas mujeres que se dedica a este oficio. Menciona que es un trabajo que ha ido muriendo poco a poco.

Tarda casi dos horas en trasladarse desde Ecatepec hasta el centro de la ciudad y tiene que pagar 150 pesos por la renta del organillo. Recuerda que cuando era pequeña ser organillero era muy valorado.

Hay ocasiones así sin exagerar que no sacamos lo de la renta, lo que hacemos es que lo poco que juntamos lo ocupamos para nuestra casa y pues mañana será un mejor día y pues a trabajar más”, explica Mercedes a Excélsior.

Un día bueno, comenta, llegan a sacar 300 pesos, lo que alcanza para la renta y lo que resta, es decir, 150 se divide entre las personas que trabajaron ese día; agrega que pueden a ser hasta cuatro personas.


Recent Posts

Comentarios