5 buenos hábitos de inversión

Por GBMHomebroker

La inversión se trata de constancia, decisión y otros hábitos importantes que le darán una mejor salud a tu portafolio para alcanzar tus objetivos.

Una correcta diversificación implica pensar en repartir tu portafolio entre diferentes tipos de activos.

Al invertir nuestro dinero, todos queremos alcanzar el mejor rendimiento posible para hacerlo crecer. Pero al final del día, la razón por la que buscamos incrementar nuestro patrimonio no es por el simple hecho de hacerlo, sino para lograr alguna meta. Desde comprar una casa, pagar la educación de nuestros hijos, dar estabilidad y calidad de vida a nuestra familia o vivir con tranquilidad en el retiro.

Las inversiones son un gran aliado en ese camino, y para asegurar el éxito existen algunos hábitos de inversión que te ayudarán a obtener el mejor resultado posible.

Diversifica tus posiciones

En un mundo ideal las inversiones siempre subirían; sin embargo, en la vida real todas las inversiones pasan por momentos buenos y malos. Al dividir tu dinero entre varios tipos distintos de inversiones, puedes proteger a tu portafolio de los movimientos del mercado, logrando una ruta más tranquila hacia tus objetivos.

Además, la diversificación también ayuda mucho a reducir el riesgo, ya que si algo sale mal en alguna de tus inversiones, tendrás varias otras que puedan compensar ese mal desempeño. Como bien dice el dicho, no hay que poner todos los huevos en la misma canasta.

Una correcta diversificación implica pensar en repartir tu portafolio entre diferentes tipos de activos (por ejemplo acciones y deuda), regiones, industrias e inclusive monedas; cuidando siempre que la mezcla de ellos conforme un portafolio alineado con tus necesidades.

Rebalancea tu portafolio

Al crear un portafolio de inversión, se construye una mezcla de diferentes instrumentos para lograr un portafolio alineado a tus metas, incluyendo tu horizonte de inversión y tolerancia al riesgo. Sin embargo; conforme pasa el tiempo, los movimientos del mercado van a ocasionando que la distribución de las diferentes posiciones dentro del portafolio se desvíe de la mezcla planeada. Aquí es donde entran los rebalanceos.

Establecer una estrategia de rebalanceo ayudará a mantener a tu portafolio bien alineado con tus objetivos. Al rebalancear, se vende una porción de las inversiones que más han aumentado en valor, para reinvertirla en las posiciones que han disminuido su peso dentro de la cartera. De esta manera se logra evitar que el perfil de riesgo del portafolio se modifique. El tener una estrategia predefinida ayuda también a separar las emociones de tu inversión, ya que tendrás un mapa claro del camino que debes seguir hacia delante.

Comienza cuanto antes

Una de las cosas que son más importantes entender es que invertir, más que cualquier otra cosa, es un juego de largo plazo. Si bien siempre habrá ocasiones en las que invirtamos nuestro dinero para lograr objetivos más cercanos, el mayor beneficio de tener nuestro dinero trabajando se ve a largo plazo.

Esto se debe a lo poderoso que es el interés compuesto. Rendimientos que pueden parecer poco interesantes en el corto plazo, harán que se multiplique el valor de tu portafolio si tan solo esperas el tiempo suficiente; conforme vas generando rendimientos sobre rendimientos.

Es por ello que el mejor momento para empezar a invertir siempre es ayer, sin embargo, el segundo mejor momento es hoy. Muchas veces, por querer esperar el momento ideal para entrar al mercado, o por pensar que todavía no tenemos disponibles los recursos suficientes, no actuamos y lo dejamos para después. Sin embargo, en retrospectiva te darás cuenta que no hay mejor decisión que comenzar a invertir cuanto antes.

Contribuye a tus inversiones continuamente

Haber comenzado a invertir es en sí ya un gran acierto, pero, la manera más segura de llegar a tus objetivos es, además de tener tu dinero trabajando, agregar constantemente más ahorros a tu portafolio, la clave inicial de los buenos hábitos de inversión.

No todos tenemos la misma capacidad de ahorro mes tras mes, pero eso no importa. Lo importante es ir a tu propio ritmo, aportando lo que puedes con constancia, aunque no parezca mucho. Aprovechar tus años productivos para consolidar un patrimonio a través del ahorro y la inversión transformará tu vida más adelante.

Una manera de facilitar el ahorro es presupuestándolo de antemano, de manera que cuando recibas tus ingresos automáticamente aportes una porción de ellos a tus inversiones, como si fuera un gasto fijo, en lugar de basar tu ahorro en lo que sobró después de todos tus otros gastos. Probablemente no lo notes de manera inmediata pero sin forzarlo, has logrado uno de los hábitos de inversión importantes.

Ten paciencia y mantén la mira en tus objetivos

Como dijimos anteriormente, invertir es un juego a largo plazo. Por lo mismo, es muy importante ser paciente y tener disciplina. Si logras un ahorro constante, mantienes tu portafolio alineado a tus objetivos y estás dispuesto a esperar el tiempo suficiente, lograrás muy buenos resultados en tus inversiones.

El camino no siempre será fácil, los mercados periódicamente pasan por momentos de volatilidad, con movimientos a la alza y a la baja, por ello es muy importante mantener siempre la mira en tus metas, evitando dejarte llevar por las emociones que suelen acompañar los a los vaivenes del mercado y que nos pueden llevar a tomar malas decisiones. Por último, tener siempre presentes estos buenos hábitos de inversión que te ayudarán a estar un paso más cerca de tus objetivos.

Redacción Ciudadanos en Red

http://ciudadanosenred.com.mx

Relacionados