#Reportaje: 50 mil empleos en riesgo por semáforo rojo

Por Gabriela Rivera

@gabs_07

La implementación del semáforo rojo en la Zona Metropolitana de la Ciudad de México pone el pie en el cuello de empresarios de la región, quienes enfrentarán la cuesta de enero con el cierre casi total de los negocios.

Luego de que los gobernantes del Estado de México y la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum y Alfredo del Mazo, anunciaran la implementación del semáforo rojo en ambas entidades, las cámaras salieron a señalar los problemas de desempleo, cierre de empresas y crisis económica que se desatar justo al final de un año, que ha sido complicado en estos temas.

De acuerdo con Confederación de Patrones de la República Mexicana (Coparmex), 10 mil empresas —de todos los tamaños— están en riesgo de desaparecer, y con ello 50 mil empleos podrán perderse este fin de año.

Joaquín Ortiz, socio de una empresa contratista, se mostró preocupado ante el cierre inminente de actividades, pues esto significa para nuevamente actividades. Sus socios decidieron reabrir actividades en agosto, aunque no había contratos, solo algunas ventas menores.Fue hasta octubre cuando cayeron contratos mayores, pues parecía que todo volvería a la normalidad.

“Estamos en dos obras y estábamos por empezar una más en enero, pero este anuncio nos tira todos los proyectos futuros. Si bien somos actividad esencial, los trabajadores están asustados porque  saben a lo que se arriesgan al salir a la calle”, explica el hombre.

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) tiene previsiones nada alentadoras, ya que estima que ocho de cada 10 restaurantes podrían quebrar en las siguientes semanas.

En ese punto se encuentra la fonda de doña Lupita, ubicada en la colonia Álamos, que prevé una baja en las ventas de este fin de año. Ella se recuperen agosto, cuando pudo volver a abrir y recibir clientes en su establecimiento.

Otros establecimientos esperaban recuperarse en diciembre, luego del mal año que fue 2020. La cervecería de Yeccan había registrado un crecimiento de ventas de 40% en las primeras dos semanas del mes, respecto a noviembre pasado. 

“Teníamos mucha gente todos los días porque algunas oficinas volvieron a abrir y otras más hacían pedidos para llevar. Pero con esto se nos van a caer las ventas. ¿Cómo vamos a enfrentar la cuesta de enero?”, pregunta la señora de 54 años.

“Nos estaba yendo bastante bien, todavía el martes pasado estuvo muy movido. Nosotros esperábamos que diciembre fuera bastante bueno (…) Pero esto es un golpe muy duro, regresamos a la misma situación que vivimos al inicio de la pandemia ”, explica Octavio Castellanos, socio fundador de la cervecería Yeccan la Revista Expansión 

Para la Canirac, la decisión súbdita de cerrar todo durante 23 días “condena a miles de trabajadores al desempleo y a los restaurantes a la quiebra”. De acuerdo con sus estimaciones, hasta noviembre pasado habían quebrado 13 mil 500 establecimientos y la cifra seguirá subiendo este fin de año.

“Esto provocará una crisis irreversible”, sentenció la Cámara Restaurantera.

En tanto, la Canacope CDMX calcula que 80% de las 394 mil 121 micro, pequeñas y medianas empresas que hay en la capital del país estarían cerradas con la nueva medida, lo que significa un nuevo golpe para este tipo de negocios, que apenas se estaban recuperando.

Claudia y su mamá tienen una papelería, y luego de muchos meses de estirar los poquitos ingresos que habían logrado, ahora volverán a cerrar.

“De por sí no hay escuelas, nuestras ventas eran de lo poco que necesitara la gente y algunos estudiantes. Además teníamos que cerrar temprano porque así lo marcaba el semáforo, las ventas eran poquitas; ahora tendré que pensar que hacer en estas semanas para conseguir un ingreso”, dice Claudia preocupada.

“Lo ideal habría sido anticiparse a todo esto. Se confina una vez que se desbordó el problema de contagios de COVID-19, cuando la hospitalización era muy elevada. El punto ideal había sido tomar medidas preventivas. Después, haber determinado sectores estratégicos y sus cadenas productivas con antelación para garantizar que hubieran operado con medidas de higiene, de cuidado a la salud y que se vieran lo menos afectadas”, explicó José de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y Crecimiento Económico (IDIC).

Sin embargo, la decisión se tomó seis días antes de Navidad y en una época en la que la economía se desborda gracias al gasto interno d ella población, afectando a miles de empresarios y trabajadores, que pasarán el fin de año en semáforo rojo. 

Redacción Ciudadanos en Red

http://ciudadanosenred.com.mx

Relacionados