#Reportaje: Solo 75% de los niños recibieron todas sus vacunas en 2020

Por Gabriela Rivera

@gabs_07

Al terminar 2020, la mayor preocupación del sistema de salud mexicano era crear la estrategia de vacunación contra COVID-19 y poder inmunizar a 70% de la población en junio de este año. La urgencia por terminar con la pandemia hizo que los funcionarios de salud se olvidaran de atender el Programa Nacional de Vacunación y proteger a los niños menores de 7 años.

Datos del Segundo Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador revelan que en 2020 solo 75.3% de los niños menores de un año habrán completado su esquema de vacunación y 78% de los mayores de un año tendrán todas las vacunas que les corresponden.

Esto significa que uno de cada 4 niños en edad escolar no habrán recibido la protección que el estado mandata para garantizar su derecho a la salud. Pero no solo eso, el que los menores no cuenten con las vacunas obligatorias pone en riesgo tanto a ellos como a sus comunidades, ya que existe el riesgo de que rebrote de enfermedades que se consideraban erradicadas.

Entre estas enfermedades están el sarampión y la tuberculosis, enfermedades que ya se consideraban erradicadas o controladas, en el caso de la tercera, y que pueden tener un repunte en los siguientes años si no se completan los esquemas de vacunación.

“Hasta la semana 49 de 2020, se habían registrado 2,460 casos nuevos de sarampión en el país; cifra que resultó menor a la de 2019, en buena medida debido a las condiciones de aislamiento y distanciamiento social que han sido impuestas por la pandemia; pero, ante el eventual regreso a una cierta normalidad, y ante los bajos niveles de vacunación, el rebrote en 2021 y 2022 podría ser aún mayor”, asegura Mario Luis Fuentes, director de Mexico Social e investigador del Programa de Universitario de Estudios del Desarrollo (PUED de la UNAM.

En el caso de tuberculosis, en 2019 solo se vacunó a 76% de la población objetivo, lo que representa un riesgo para la población. 

Giorgio Franyuti, director ejecutivo de Medical Impact y jefe de bioseguridad de la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA), asegura que la cifra de infecciones por tuberculosis podría aumentar en los siguientes años si no se mantienen los esfuerzo coordinados para controlar la enfermedad.

Lo mismo podría suceder con hepatitis, polio y hasta la vacuna contra el Virus del Papiloma Humano, para la cual se había un esfuerzo por aplicarla en niñas de 13 años y ahora esta inmunización s eh avisto afectada por la pandemia.

Ante esta situación, Fuentes dijo que una manera de solucionar este problema es incluyendo la aplicación del resto de las vacunas en los programa de vacunación contra COVID-19. 

“Ahora que se está llevando a cabo un esfuerzo extraordinario para implementar la estrategia de vacunación contra el virus del SARS-COV-2, en la que se está capacitando a integrantes del Ejército Mexicano para su aplicación en todo el territorio nacional, es necesario revisar a todo el Programa Nacional de Vacunación, y no desperdiciar la oportunidad del despliegue que se llevará a cabo para aplicar esta vacuna”, pide el investigador.

Pero el problema no es tan sencillo como llevar las vacunas a las comunidades. Si bien la crisis sanitaria que provocó el COVID-19 impidió que se continuara con la aplicación de vacunas y la población tuvo miedo de acudir a los centros de salud a completar los esquemas de vacunación, lo cierto es que también existe un problema de desabasto de las dosis que se necesitan para proteger a los menores.

En una entrevista con el periódico El País, Rodrigo Romero, coordinador académico de la Asociación Mexicana de Vacunología (AMV), explicó que existe un problema de desbasto desde 2019, que se generó luego de que el gobierno de López Obrador modificará el sistema de compra y distribución de medicamentos.

“Se están comprando menos vacunas que el público objetivo. Ya llevamos varios años con problemas de no tener el número de vacunas suficientes, a tiempo y de calidad, como establece la Ley general de salud. Pero esta vez ni siquiera sabemos qué está pasando con el nuevo sistema”, dijo el epidemiólogo.

El problema de los próximos años podrá ser el haber retorcido hasta 30 años en los esquemas de vacunación. A partir de la década de los 90, México se volvió un referente en la producción y aplicación de vacunas, pero la pandemia podría convertirlo ahora en uno de los países con mayores retrocesos y en el que se presenten los primeros rebrotes de enfermedades.

De continuar con el plan original, México podría haber combatido el coronavirus, pero tendría que enfrentar otras enfermedades que ya había erradicado.

Redacción Ciudadanos en Red

http://ciudadanosenred.com.mx

Relacionados