Las 3 del día

  • Compartidos
 en Columnas invitadas, Gobierno

Desaseo

El 2 de julio del año pasado, la revista estadounidense Science habló de las elecciones en México. Puso la lupa en la CDMX.

“¿Podrá esta ingeniera ambiental, reparar la Ciudad de México?”, se preguntaba la publicación sobre la próxima llegada de Claudia Sheinbaum al gobierno capitalino. Física e ingeniera en Energía, la doctora, como le dicen sus cercanos, dejaba el laboratorio para despachar desde el palacio del Ayuntamiento. Podría haber dudas sobre muchos aspectos, pero su experiencia técnica y científica estaba lejos de cuestionamientos. Hasta ahora.

La primera gran crisis que le estalló en su joven gobierno, es ambiental. La jefa de Gobierno luce sobrepasada y evasiva en un problema que la rebasó sin siquiera notarlo.


Adiós a los Navy Seals mexicanos

En el Estado de México, concretamente en Valle de Bravo, en donde muchos residentes de la Ciudad de México pasan sus fines de semana, hubo una descomposición en materia de seguridad muy importante durante la parte final del sexenio de Felipe Calderón y principios del sexenio de Enrique Peña Nieto.

Ante autoridades federales, estatales y municipales rebasadas por la situación, algunos empresarios, ciudadanos e integrantes de la iniciativa privada decidieron poner manos a la obra. Con el liderazgo de México SOS, de Alejandro Martí, formaron una mesa de seguridad para reunirse periódicamente con autoridades locales y estatales para crear sectores en la zona que revisaran y controlaran las actividades del crimen organizado.

Valle de Bravo es un municipio operado por La Familia Michoacana. Cuando Eruviel Ávila comenzaba como gobernador, la organización criminal logró tener buenos informantes dentro de la Secretaría de la Defensa y la Policía Federal. Por ello, cuando la IP decidió actuar para revertir la inseguridad, lo primero que pidió es que la Marina fuera quien operara en el municipio.

A cambio, este grupo de ciudadanos donó a la Marina un terreno en La Cuadrilla, ya en el municipio vecino de Donato Guerra, frontera con Michoacán. Ahí se comenzó con la capacitación de un grupo de sus integrantes para convertirlos en lo que hoy se conoce como los Navy Sealsmexicanos.


Castigo a los pobres

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, es una mujer con un enorme conocimiento científico y técnico y, se puede presumir, con las mejores intenciones para lograr una mejor vida para quienes menos tienen. Después de todo, ese es el objetivo ulterior del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien la está preparando para que sea su sucesora en 2024, y bajo cuya guía ella se ciñe como su mejor pupila. Funcionaria honesta, sin duda, ha inyectado fuertes dosis de integridad y control a su joven administración, entrando en la contradicción de la vida política real.

Uno de los muros con los que está chocando, sin visos de que vaya a corregir, es en el sector de los desarrollos inmobiliarios, que tiene detenidos por dos razones. La primera es para verificar si el anterior gobierno autorizó las obras conforme a ley –han encontrado irregularidades en 17 de ellos–; y la segunda, derivada de su visión personal, es que la capital federal no necesita más edificios de ese tipo. En ambos casos, las cosas están saliendo contraproducentes, afectando a quienes menos tienen.


Las tres del día es un ejercicio de compartir columnas que tratan los temas más importantes del día. Pueden leerse en su totalidad en los links correspondientes.


Publicaciones recomendadas

Comentarios

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.