Las 3 del día

Un equipo con rostro duro

Martha Anaya

Mencionemos primero a los desplazados…. Si no desplazados, cuando menos opacados y puestos en segundo plano, en el equipo cuya misión es cumplir con compromisos que se hicieron con el gobierno de Estados Unidos en el tema migratorio.

¿Quiénes son? El secretario de Seguridad, Alfonso Durazo; la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; el director del Instituto Nacional de Migración, Tonatiuh Guillén; el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas.

En el equipo especial que presentó ayer Andrés Manuel López Obrador para cumplir las condiciones que impuso el gobierno de Donald Trump para no subir los aranceles a nuestras exportaciones, ninguno de ellos aparece.


Ebrard ganó tiempo

Manuel López San Martín

¿Ganamos tiempo? Sí. ¿Nos dejaron tarea? También. ¿Ellos nos supervisarán? Cierto. ¿Nos tenían en sus manos? Absolutamente. ¿Cedimos más de lo deseable? Quizás. ¿Teníamos de otra? Difícilmente.

Durante casi 12 horas, el viernes pasado, en el departamento de Estado estadounidense, donde despacha Mike Pompeo, Marcelo Ebrard y la delegación mexicana defendieron la posición de nuestro país y lograron construir un acuerdo pese a la embestida estadounidense. Frente a ellos, media docena de funcionarios de EU, entre ellos Pat Cipollone, consejero de Trump; James McCament, #2 del departamento de Seguridad Interna, y Michael McKinley, asesor del secretario de Estado, apretaron hasta casi asfixiar a México.

Ebrard iba con dos irreductibles: no a los aranceles y no a convertirnos en “tercer país seguro”. Los dos se lograron, aunque el costo no fue menor: seis mil elementos de la Guardia Nacional a la frontera sur y la ampliación del programa “Quédate en México” para que los migrantes permanezcan aquí, en tanto hay respuesta de asilo en EU.

En el camino, Ebrard se apuntó un triunfo: consiguió que el gobierno de Trump financiara buena parte del plan de desarrollo para Centroamérica y el sureste mexicano, invirtiendo 5 mil millones de dólares.


Acuerdo migratorio evade tráfico de armas

Imagen de: @fgcabezadevaca

Alejandro Sánchez

Francisco García Cabeza de Vaca, gobernador de Tamaulipas que llevó la voz cantante sobre problemas de inmigración de centroamericanos durante la última reunión de la Conago con López Obrador, se resistió a ir al mitin por la unidad en Tijuana al que convocó el Presidente.

“¡A qué iba a ir, si Estados Unidos hizo lo que quiso con nosotros! Los estados fronterizos quedamos en una situación compleja, con gran incertidumbre. ¿Cómo vamos a dar empleo? ¿Cómo vamos a ofrecer servicios públicos? ¿Y la estancia? Además, quedamos a supervisión y bajo amenaza latente de otro tuit de Trump”, dijo antes de usar unos palitos para llevarse un sushi rol a la boca.


Las tres del día es un ejercicio de compartir columnas que tratan los temas más importantes del día. Pueden leerse en su totalidad en los links correspondientes.

One Comment

  1. miguel brito leyva

    Lo mas digno, decoroso y patriota, era levantarse de la mesa de negociaciones en washington, los mexicanos podemos resistir eso y más, y como dicen los mismos gringos en sus series, les hubiéramos demostrado de que estamos hechos. Lástima, por el gobierno mexicano, ha tirado al olvido aquella estrofa de nuestro glorioso canto de guerra, que dice ” Antes patria que inermes tus hijos, bajo el yugo su cuello dobleguen, tus campiñas con sangre se rieguen , sobre sangre se estampe tu pie. ” La Patria no se vende, no se negocia, no se prostituye para que podamos comer, señores, la Patria se ama y se respeta, se defiende hasta la última gota de sangre.

Comments are closed.