Las 3 del día

Olga Sánchez

¿Qué hacer con Gobernación?

Alejandro Hope

En el sexenio pasado, la Secretaría de Gobernación (Segob) era un mastodonte. Acumulaba en su seno una cantidad inmensa de poderes y responsabilidades. Contaba con ocho subsecretarías, 16 organismos desconcentrados y tres organismos descentralizados.

Caían en su cancha la interlocución política, la seguridad pública, la protección civil, la relación con las iglesias, la política migratoria, la prevención del delito y la inteligencia civil, entre muchas otras cosas. Era cabeza de sector lo mismo de la Policía Federal que del Cisen o el Instituto Nacional de Migración (INM). En 2015, tal vez el cénit de su influencia, recibió 77 mil millones de pesos de presupuesto, un monto mayor que el de la Sedena.

Pero todo eso quedó en el pasado. En la actual administración, la Segob ha sido mutilada hasta la irrelevancia. En primer lugar, perdió todas las funciones de seguridad que había adquirido en 2012. Se fueron a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, la Policía Federal (ahora en proceso de fusión con la Guardia Nacional), las prisiones federales y el Servicio de Protección Federal.


México, ese país antiinmigrante

Imagen de :@VelascoM_

Carlos Loret

Vivo en un país que no es antiinmigrante.

Todo lo contrario.

Vivo en un país en el que cada familia tiene a alguien que cruzó a Estados Unidos para buscar un futuro y sufrió maltrato.

Vivo en un país que exige al gobierno estadounidense que deje de separar a las

familias de quienes entran a su territorio sin papeles.

Vivo en un país donde todo mundo se indigna porque Donald Trump compara a los migrantes con criminales.

Vivo en un país que despierta tranquilo porque Donald Trump lo felicita en Twitter: México está haciendo un gran trabajo parando a los migrantes.

Así que vivo en un país cuyo gobierno se pelea con los migrantes y se entiende con Donald Trump.

Vivo en un país donde la gente avala todo esto.

Vivo en un país donde el 70% de la ciudadanía dice que no hay que dejar pasar a los migrantes.

Creo que vivo en un país antiinmigrante. Sí, México. Quién lo iba a decir. Habrá que empezar a asumirlo.


Trump: Recargado

Gabriel Guerra

Parece increíble, queridos lectores, pero ya pasaron casi cuatro años desde aquella fatídica tarde en que Donald J. Trump descendió por las escaleras eléctricas del edificio que lleva su nombre en Manhattan para anunciar su intención de obtener la candidatura del Partido Republicano a la presidencia de EU.

Lo que parecía una treta publicitaria más destinada a elevar su perfil y el de sus negocios, tomada primero a broma por la clase política y los medios de comunicación estadounidenses y mundiales, terminó en lo que ya conocemos: la presidencia más peculiar, hostil y alejada de todas las normas de civilidad en la historia moderna de esa, la nación más poderosa del mundo.

Y con él no solo ha cambiado la manera de hacer política en los Estados Unidos, sino en todo el mundo. El discurso nativista, de exclusión, de recetas simples y anticuadas que apela a la nostalgia y el resentimiento más que al futuro y la innovación, es la receta nada secreta del mago contemporáneo de la mercadotecnia política. Donald Trump ha transformado no solo el tradicional (y bastante anquilosado) elenco de la vida pública en su patria, sus efectos se sienten, y resienten, alrededor del globo.

No es cosa menor lo sucedido en estos cuatro años: el discurso y las formas son otros, pero también los límites de lo que es y no aceptable. La mentira, la descalificación, el ataque a las instituciones, el desprecio por los acuerdos y tratados internacionales, por la diplomacia, por la convivencia cordial y civilizada entre las naciones. Los que eran amigos hoy son rivales, los socios son enemigos, mientras que algunos otrora impresentables (como el dictador hereditario de Corea del Norte) hoy se cuentan entre los amigos del señor de la Casa Blanca.


Las tres del día es un ejercicio de compartir columnas que tratan los temas más importantes del día. Pueden leerse en su totalidad en los links correspondientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.