Las 3 del día

Hacia dónde van los amparos

Suman miles los amparos interpuestos en los últimos seis meses en contra de distintas acciones emprendidas por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Los primeros en extenderse —y más judicializados— fueron en relación con la famosa Ley de Salarios Máximos que impide a los servidores públicos ganar más que el Presidente de la República; los segundos, por la desaparición de las estancias infantiles decretada desde Palacio Nacional, por considerarlas una vía para la corrupción.

Pero los que más han sorprendido —en el medio judicial y al propio Presidente— son los amparos interpuestos por el colectivo #No Más Derroche, cuyas cabezas son Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, presidido por Claudio X. González; y la Confederación Patronal Mexicana (Coparmex), encabezada por Gustavo de Hoyos.

Estas instancias buscan —y así lo han declarado abiertamente— que se revise la legalidad de la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México; y asegure que el proyecto de Aeropuerto Internacional de Santa Lucía cuente con todos los dictámenes y permisos necesarios, en materia ambiental y de seguridad aeronáutica.

En otras palabras: quieren detener Santa Lucía y que se continúe el NAIM en Texcoco.

Pero no todo queda ahí, en lo que aparece a simple vista.

Desde Palacio Nacional, lo que se vislumbra es una embestida del poder empresarial en contra de buena parte de los proyectos anunciados por AMLO, incluidos el Tren Maya, el Proyecto del Istmo y la Refinería de Dos Bocas.

Pararlos a como dé lugar.


¿Por qué arremeter contra el INE?

Inexplicablemente hay voces que están empujando por una nueva reforma electoral. Sí, leyó usted bien, ooootra. Lo extraño es que regularmente éstas son exigidas y promovidas por los perdedores de una elección. Lógico es que busquen cambiar las condiciones a su favor para reponerse de los resultados en la siguiente votación. Pero en estos tiempos de la 4T resulta que no, que quienes quieren meterle mano a nuestro sistema y nuestra legislación electoral son quienes arrasaron el pasado 1 de julio.

No pretendo negar que haya cosas perfectibles en la Ley Electoral o en la operación de los órganos electorales. Sin embargo, la historia y los hechos demuestran que el trabajo del INE ha sido impecable desde hace ya varios lustros. Y si no lo cree, piense en esto:

1. El año pasado se concretó una tercera alternancia en la Presidencia de la República. Tras los gobiernos priistas y panistas triunfó por primera vez un proyecto de izquierda.

2. Andrés Manuel López Obrador ganó la elección sin ningún cuestionamiento y con una cantidad de votos nunca antes vista.

3.- No hubo un solo cuestionamiento al proceso electoral concurrente más amplio y complejo de la historia de México. La jornada se llevó a cabo en completa calma y los resultados se conocieron la misma noche de la elección.


Un año con AMLO, un año convulso

Andrés Manuel López Obrador
Imagen de Milenio

Con una protesta nacional en su contra promovida por Vicente Fox y Felipe Calderón, que seguramente será menos enclenque que las previas, Andrés Manuel López Obrador celebrará el primer año de su victoria, el lunes 1 de julio, en su peor momento de este periodo y con un país con la polarización más aciaga: La economía a la baja y la violencia que crece.

No hay mes sin que los pronósticos sobre del PIB se ajusten a la baja para este año –la más reciente pasó de 1.2% a sólo 0.9%– y para el siguiente, 2020 –de 1.7% a 1.5%–, cifras menores al promedio de 2% de los años del neoliberalismo que discursivamente llegó a su fin.

La violencia y la inseguridad, al contrario, se han incrementado conforme a las cifras oficiales, con Jalisco, Guanajuato, Edomex y la capital como santuarios de la delincuencia, con una estategia federal para combatirla que, a siete meses de iniciado el gobierno, no ha dado resultados notables, pese al compromiso de López Obrador de que los habría “en los primeros cien días” de su gestión.

En ambos aspectos, pese a la paciencia de la sociedad que entiende la desastrosa herencia del gobierno de Enrique Peña Nieto, Calderón y Fox, se advierte ya una incertidumbre sobre el futuro que registran las propias encuestas de López Obrador y que se manifestó en las elecciones locales con la baja en las preferencias por Morena, aun arrebatando al PAN Puebla y Baja California.

También ha causado enojo, en particular en el gobierno federal, el radical ajuste en el gasto, que de la austeridad republicana –que buscaba reducir los privilegios de la alta burocracia que literalmente se enriqueció aun no robando– pasó a la inopia franciscana, con efectos nocivos en la atención a salud de la población.


Las tres del día es un ejercicio de compartir columnas que tratan los temas más importantes del día. Pueden leerse en su totalidad en los links correspondientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.