Las 3 del día

Elogios de Trump y aplausos en el Zócalo

Justo en el día que celebraba, con un acto de masas en el Zócalo, el primer aniversario de su triunfo histórico en las urnas, el presidente Andrés Manuel López Obrador recibía, desde Washington, un elogioso “reconocimiento” del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a los “esfuerzos migratorios” que está realizando su gobierno. Y, como si fuera un premio por su buen comportamiento en la defensa de los intereses estadounidenses, con la detención y retención forzosa de los migrantes indocumentados en la frontera sur, para que no lleguen a territorio norteamericano, además de recibir a sus miles de migrantes deportados en la frontera norte, Trump anunciaba que no habrá más amenazas de aranceles a México “por ahora”.
 
Pareciera que, en un mismo día y en una fecha que para él era de lo más importante –quién sabe si por casualidad o porque así lo operó el canciller Marcelo Ebrard en sus fugaces encuentros con Trump en Osaka durante el fin de semana— López Obrador logró tener el reconocimiento interno en un acto de masas que confirma no sólo su fortaleza popular, sino también el apoyo de empresarios importantes como Carlos Slim y Emilio Azcárraga, además de lograr también un elogioso reconocimiento del presidente de los Estados Unidos, que aunque positivo por el anuncio del retiro momentáneo de las amenazas de aranceles, también deja la sensación de un gobierno mexicano totalmente sometido a la agenda y los dictados políticos y electorales de la administración Trump.
 
La coincidencia no es menor; mientras aquí se veía un acto apoteósico con un discurso previsible pero magistral en su comunicación política, y se instituía un ritual fundacional de la 4T en el 1 de julio, desde Washington el gobierno de López Obrador era abiertamente respaldado por el presidente de los Estados Unidos, con el pretexto de la endurecida política migratoria y los polémicos acuerdos que México suscribió para convertirse en el “muro de Trump” en la frontera sur y el “tercer país seguro” con las ciudades-depósito en la Frontera Norte para migrantes deportados por el gobierno estadounidense. Un doble logro y una jornada políticamente redonda para el presidente mexicano en el primer aniversario de su triunfo en las urnas.


La 4T y el fin del Estado

La celebración para conmemorar el primer aniversario de la victoria en las elecciones presidenciales, es el primer paso para convertir esa fecha en un símbolo de la cuarta transformación. Su discurso en el Zócalo, coronación del día donde comenzó ese cambio profundo que promete, fue la ratificación de lo que se ha propuesto: el desmantelamiento del Estado mexicano tal y como fue concebido en 1928, para la construcción de otro nuevo. A eso se refiere cuando habla de un cambio radical, una transformación de raíz. “Se trata de construir una patria nueva”, dijo desde el templete en la plaza pública, y acabar con “el régimen corrupto y despiadado que prevalecía”. Ninguna novedad en la retórica, una narrativa épica sobre el antes, el hoy y el futuro.

El pasado era opresor, pero el presente que ofreció construye futuro mediante la transformación de la vida pública. Esa metamorfosis significa el desmantelamiento de lo que existía y que está tirando a pedazos en forma acelerada. En su discurso lo dibujó de manera sencilla al hablar de las transferencias directas de recursos, sin intermediarios, que es uno de los cambios más profundos que ha hecho en siete meses de gobierno al cancelar derechos adquiridos en más de 20 programas sociales, como Prospera y el Seguro Popular, y desaparecer el edificio social que levantaron cinco presidentes. El poder centralizado y vertical, contrario a todo aquello por lo que se luchó durante dos generaciones, debilitando el autoritarismo hasta que tuvo que abrirse, restaurado hoy a plenitud y presumido desde el corazón político del país como una de las grandes rupturas con todo lo que acabó hace un año.

En este poco tiempo, López Obrador demolió prácticamente todo el Pacto por México e hizo una serie de contrarreformas que estableció, jurídicamente, el nuevo andamiaje institucional. Vendrá ahora una segunda fase, que es el reordenamiento del gobierno para darle una nueva dirección. Dentro de esa nueva etapa está considerando la desaparición de varios órganos autónomos, comenzando por aquellos que le estorban a su transformación. Los primeros, la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Regulatoria de Energía, con los que públicamente ha expresado su molestia. La destrucción del Estado como lo conocemos es la aniquilación de las instituciones, como bien lo dijo desde hace más de una década, cuando tras perder la elección federal declaró: “¡Al diablo las instituciones!”


85 minutos de elogios, 14 segundos de autocrítica

En mi vida he visto muchos “informes” de gobierno. El de ayer en el zócalo fue uno más. Conmemorativo del primer aniversario de la victoria electoral del presidente López Obrador, fue como los de los mandatarios priistas y panistas que lo antecedieron: el retrato de un gobierno de ensueño, que no comete errores, que no tiene tropiezos, triunfalista hasta el extremo en el que la realidad incómoda se borra del discurso y sólo tienen cabida las acciones emprendidas, las instrucciones giradas, los programas iniciados, los beneficios otorgados.

La única diferencia es que fue a zócalo abierto. Es el escenario donde se siente más cómodo este presidente. Con la gente, su gente. Acarreados muchos: las calles aledañas a la Plaza de la Constitución, con filas de camiones. Desalojados todos los vendedores ambulantes, excepto los que ofrecieran mercancías con la imagen del presidente.

El presidente bombardeó con puras maravillas de su gobierno. Después de 80 minutos consecutivos de autoelogios remató: “les expreso con sinceridad que me siento optimista”. A esas alturas ya había quedado claro.


Las tres del día es un ejercicio de compartir columnas que tratan los temas más importantes del día. Pueden leerse en su totalidad en los links correspondientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.