Las 3 del día

Conmueve a AMLO la sentencia contra “El Chapo”

Elisa Alanís

Nadie espera que el Presidente se alegre por la condena a malhechores.

Es una tragedia, por donde se le vea.

Los actos criminales están rodeados de eslabones que conforman una larga cadena de dolor. Esa que se extiende a la celda misma.

La pena privativa de libertad me parece extrema. Y en México, es todo menos un camino a la readaptación social.

Debe ser el último recurso en un Estado de derecho. En eso coincido plenamente con el Ejecutivo Federal.

Pero, ¿de ahí a lamentar la cadena perpetua para el narco, asesino, violador, torturador, extorsionador, pederasta?

Ayer en su conferencia matutina, a pregunta expresa sobre la decisión de la Corte de Nueva York en contra de Guzmán Loera, Andrés Manuel respondió: “Yo no quiero que nadie esté en la cárcel. Que nadie esté en un hospital. Que nadie sufra. Yo soy un idealista. Creo en el amor, en la fraternidad, en la felicidad. Soy humanista. No le deseo mal a nadie. No me gusta hacer leña del árbol caído. Es, por cierto, un principio bíblico. Y espero que esto ya no siga sucediendo. Que todos los mexicanos tengamos posibilidad de ser felices sin incurrir en actos ilícitos, sin exponernos, sin vivir con los riesgos que se corren cuando se actúa al margen de la ley. Es una vida también ingrata. El tener una familia y no poderla ver. El andar a salto de mata. A lo mejor eso no es vida. Y cuando todas estas cosas que suceden terminan en condenas como ésta, una condena a estar en la cárcel de por vida, en una cárcel hostil, dura, inhumana, pues sí conmueve”.

Joaquín El Chapo Guzmán llevó a cabo los hechos más ruines. Mató, pero antes, torturó. Mantuvo con vida a víctimas hasta que sus cuerpos colapsaban y no podían soportar más las descargas eléctricas o los cuchillos.

Violó, drogó, sometió a menores de edad. Usó a niñas y mujeres como “vitaminas” (según sus dichos).


Nuestra falta de autocrítica

Enrique Quintana

Hay muchos que quisieran que al gobierno de López Obrador le fuera mal. Incluso muy mal.

Y es explicable. Para ellos, AMLO encarna el autoritarismo, el estatismo, la antidemocracia y súmele una buena cantidad de defectos.

¿Acaso piensan que el fracaso de un presidente en realidad significaría un desastre para el país? En principio, no.

En algunos casos, piensan que es mejor que el país se vaya a la crisis antes de que vaya a consolidarse en el poder un personaje como AMLO.

La hipótesis subyacente es que con AMLO tendremos una crisis en México. Y será financiera, económica, política y social. Si va a ocurrir –dicen–, mejor que pase pronto y que eventualmente implique que su gobierno se vuelva insostenible, y si es posible, que se caiga.

Lo más interesante del caso es que muchos de los críticos más furibundos contra AMLO también lo fueron contra Peña.

Salvo que usted considere que la vía debe ser la rebelión contra el régimen o que en la administración pública todos son iguales, practicar la crítica generalizada y sin distingos nos va a poner en un país peor.

¿Cuál sería? No lo sé. El autoritarismo en pleno, quizás. El caudillismo. La tentación golpista. Reitero. No lo sé.

Pero sí tengo la certeza plena de que podemos estar peor. Mucho peor.


La conspiración de los críticos: la 4T se cura en salud

elecciones 2018

Pablo Hiriart

Cuando se les comienza a descomponer el país que tienen en sus manos, los autoritarios ven en cada crítico a un enemigo o un traidor.

Disentir es parte de una conspiración.

Así operan algunos personajes del gobierno y su claque de promotores.

De no creerse la especie que difundió La Jornada en su primera plana del lunes, bajo el título “Canal 6 de Julio: se fragua ‘golpe de Estado blando’ contra AMLO”.

Es una “entrevista exclusiva” que hicieron a Carlos Mendoza, director de ese canal que es uno de los órganos de propaganda del lopezobradorismo.

Para darle una dimensión aún más conspirativa a las “revelaciones” de la entrevista, ponen a manera de balazo: “Indicios de que la extrema derecha está detrás: Carlos Mendoza”.

Es decir, la maquinaria de propaganda de Morena quiere difundir la especie de que está en marcha una conjura para derrocar al gobierno.

Introducir ese lenguaje en la conversación pública es perverso y es dañino.

También es el inicio de su desesperación.


Las tres del día es un ejercicio de compartir columnas que tratan los temas más importantes del día. Pueden leerse en su totalidad en los links correspondientes.

One Comment

  1. Germán Campos Calderón

    El peje (como quiere que le llamen), le ha hecho mucho daño al pais, por sus innombrables ocurrencias, por ser un mitomano y por no tener la capacidad parfa dirigir o administrar un pais como el nuestro. Conmoverse, según el, de lo que le pasa al Chapo, es una mas de sus hipocrecias y falacias, comentarios que tienen como destinatario a sus mascotitas, el pueblo bueno y sabio. : ES UN FARSANTE.y, si, si debemos mandarlo a su rancho lo antes posible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.