México, país de mil 606 fosas clandestinas

Entre 2006 y 2017, se localizaron en México un total de mil 606 fosas clandestinas en todo el país. Así lo reveló el estudio “Violencia y Terror. Hallazgos sobre fosas clandestinas en México”. El documento fue publicado por la Universidad Iberoamericana, la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos y Artículo 19.

Estas cifras fueron obtenidas a través de solicitudes de información, aunque en el informe se explica que el problema podría ser mayor si se toma en cuenta que las autoridades no reportan las mismas fosas clandestinas que los medios de comunicación.

El estudio indica que entre 2009 y 2014 se hallaron 390 fosas clandestinas con 1,418 cuerpos y 5,786 restos en 23 estados del país, lo que significa que en cada estado “se registró por lo menos una fosa clandestina durante el periodo de seis años que abarcó el registro de las notas periodísticas en la base de datos”.

Seis municipios concentran 52% de los cuerpos

Un dato alarmante del estudio, es que 6 municipios de 5 estados concentran el mayor número de cuerpos exhumados.

Se trata de:

  • Durango, Durango
  • San Fernando, Tamaulipas
  • Acapulco y Taxco de Alarcón, Guerrero
  • La Barca, Jalisco
  • Ciudad Juárez, Chihuahua

En esos lugares se exhumaron 749 de los mil 418 cuerpos encontrados.

En el Informe “Violencia y Terror” también se explica que entre el 2000 y 2015, la Fiscalía General de la República afirma sólo haber identificado sólo el 6 por ciento de los cuerpos exhumados.

En este sentido Karla Quintana, titular de la Comisión Nacional de Búsqueda, aseguró que para el proceso de exhumación e identificación “tenemos una gran carencia de antropólogos y arqueólogos forenses, es una gran carencia y lamentablemente ellos son quienes se encuentran mayor capacitados para hacer intervenciones en fosas”.

Entre sus conclusiones, la investigación detecta dos patrones clave en el descubrimiento de fosas clandestinas: la presencia constante de fosas en ciertos municipios, además de aumentos en determinados años, y un alto número de fosas, cuerpos y/o restos exhumados en estados donde hubo violencia significativa en un año específico, así como la posible combinación de estas variables.

También señala el problema de que no todas las fiscalías o procuradurías estatales proporcionan información confiable sobre los hallazgos de fosas, por lo que formula dos hipótesis: que no todas las autoridades locales se preocupan por registrar y sistematizar la información, o que cuentan con datos, pero decide no proporcionarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.