¿Puede un inquilino quedarse con la casa que renta?

De acuerdo con el Código Civil de la Ciudad de México, existe la posibilidad de que un inquilino se quede con una propiedad que renta; a esto se le conoce como usucapión, es decir,  si una persona posee un bien durante un tiempo determinando por la ley,  puede adquirir ese bien, aunque en realidad no sea de él. 

Ojo, por ello es muy importante tener un contrato, porque es más fácil para un inquilino quedarse con un propiedad si no hay un papel de por medio. La usucapión esta determinado en la legislación en los artículos 1135 y 1136.

Artículo 1135. Prescripción es un medio de adquirir bienes o de librarse de obligaciones, mediante el transcurso de cierto tiempo y bajo las condiciones establecidas por la ley.

Artículo 1136. La adquisición de bienes en virtud de la posesión, se llama prescripción positiva; la liberación de obligaciones, por no exigirse su cumplimiento, se llama prescripción negativa.

Imagen de Clasimexico

Pese a que está en la ley, se debe cumplir con ciertos cualidades para poder quedarse con una propiedad.

  1. Debe ser en concepto de dueño. Sólo la posesión que se adquiere y disfruta en concepto de dueño de la cosa poseída puede producir la prescripción. (Art. 826). Es decir, el contrato debe celebrarse a título de propietario y no de arrendamiento (inquilino).
  2. Debe ser pacífica, no adquirirla por violencia, esto también incluye a los llamados paracaidistas.  (Art. 823)
  3. Debe ser continua, no interrumpido por los medios que se señalan el en Artículo 1168
  4. Debe ser pública, es decir, que puede ser conocida por todos, por ejemplo, que los vecinos sepan que usted vive ahí.  (Art. 825)

Otros puntos

Además de lo anterior, otro de los elemento por lo que no se puede quedar un inquilino con la propiedad, es si existe un ya por el dueño un proceso judicial. Asimismo, otros de los elementos para que un bien se puede usucapir es la temporalidad.

  • Cinco años, cuando se posean de buena fe cumpliendo los requisitos señalados por la ley
  • Cinco años, cuando se trate de inmuebles que hubiesen sido objeto de una inscripción de posesión
  • Diez años, cuando se posean de mala fe, con los requisitos de ley