Sargazo afecta ahora a Oaxaca

Autoridades y representantes de pescadores y prestadores de servicios de Playa San Vicente, agencia perteneciente al municipio de Juchitán, Oaxaca llamaron a los gobiernos estatal y federal a declarar emergencia, debido que la invasión de sargazo en zonas turísticas aumentó en los últimos días, lo que afecta las actividades de la zona.

En información publicada por el diario La Jornada, representantes de unos 350 pescadores, entre libres y afiliados a las cooperativas Che Cata y Jaiberos, además de unos 50 restauranteros de Playa San Vicente, pidieron al gobierno federal y de Oaxaca, visitar la zona y observar cómo el sargazo afecta su vida y negocio familiar.

El agente municipal Fernando Santos demandó a las autoridades declarar emergencia y dar atención especial a los pescadores, principalmente de esta zona del Istmo de Tehuantepec.

En tanto, Víctor Rosado López, de 77 años, pescador desde hace más de 50 años, narró que este tipo de arbusto –como llama al sargazo– es la primera vez que llega en enormes cantidades.

Señaló que “no hay pesca y tampoco trabajo en nuestras palapas, pedimos con urgencia que las autoridades nos ayuden a gestionar el empleo temporal, no tenemos un ingreso seguro, la pesca se está muriendo”.

El alga, cuya recolección diaria pasó de dos a alrededor de seis toneladas, ha hecho imposible la captura de camarón y peces y la actividad va en decadencia, debido a que el sargazo también afecta las artes o redes de pesca.

En Playa Vicente todas las familias se dedican a la pesca y a la venta de mariscos.

¿Qué es el sargazo?

Sargassum es un género de macroalgas. Estas pueden crecer en extensas superficies y tener distintos colores (pardos, negros, verdes) y texturas (rizados, laminados, en estirpe).

Algunas especies tienen vesículas llenas de gas para mantenerse a flote y promover la fotosíntesis.

Son muy flexibles lo que les ayuda a navegar en fuertes corrientes.

Algunas especies viven en la superficie de los océanos, donde atraen a peces, aves y tortugas. En el océano abierto, el sargazo provee grandes valores ecológicos y sirve como hábitat y refugio de varios animales marinos.

Si hay demasiadas algas éstas pueden sofocar a los corales y praderas marinas, y terminar en las playas liberando gas que huele a huevo podrido.

¿Cuándo y por qué se volvió un problema?

La presencia de sargazo en el Caribe es un fenómeno natural. Partes de los grandes manchones de algas flotantes se desprenden y acaban en las costas por acción de las corrientes. Sin embargo, desde 2011 las concentraciones de sargazo en la zona han ido en aumento y para 2015 el sargazo comenzó a aparecer en titulares de la prensa como un problema serio. Desde entonces, la cosa solo se ha puesto peor.

¿Qué es el Fenómeno del Gran Cinturón de sargazo del Atlántico?

Eventos anuales de floración masiva de sargazo más grande del mundo que se extiende desde el Occidente de África hasta el Golfo de México. Observaciones satelitales de los últimos 19 años indican que a partir de 2011, la cantidad de sargazo ha aumentado exponencialmente siendo su punto máximo a mediados de año.

En 2018, la mancha se extendió 8.850 km y estaba formado por más de 20 millones de toneladas de biomasa. Los científicos señalan que puede ser un fenómeno que llego para quedarse (la nueva normalidad).

Estados Unidos (Florida), Guatemala, Honduras, Panamá, Aruba y Curazao son algunas regiones que sufren por la llegada de esta macroalga.

¿Por qué su llegada desmedida a las playas mexicanas deberían ser preocupantes?

Como todos los excesos, estas cantidades atípicas de sargazo también son dañinas, en especial para el medio ambiente. Según la Secretaría de Turismo, estas son los principales efectos dañinos que genera la presencia de esta alga:

Reducción de luz y oxígeno en los mares, lo que provoca la muerte de especies marinas.
Afectación a las poblaciones de tortugas marinas, pues no pueden llegar a las playas a desovar.
Acidificación del agua que hace que crezcan más algas que corales.
Pérdida de pastos marinos, lo que provoca la erosión de playas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.