Si eres deudor, esto es lo que no te pueden hacer

Algunas veces, las personas recurren a algún tipo de préstamo. Por diversas circunstancias, la cobertura de los pagos se les dificulta y comienza la presión por parte de los despachos de cobranza.

Es por eso que aquí te presentamos algunas recomendaciones que todo deudor debe conocer y para no dejarse sorprender.

Intimidaciones y amenazas, una práctica común contra deudores

Las acciones más comunes para el cobro de las deudas son las intimidaciones y amenazas con un embargo (para el caso de los créditos hipotecarios, el banco sí puede embargar el inmueble del deudor).

Sin embargo, se trata de una práctica ilegal que, de acuerdo con las recientes modificaciones al Código Penal, se sanciona como delito.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) precisó algunas recomendaciones

Aviso de embargo 

Si los despachos de cobranza envían un aviso de embargo al deudor, debes saber que éste sólo puede proceder si tiene la orden de un Juez Civil.

En caso de que el deudor reciba una llamada por parte de un Juzgado Civil, debes saber que estos no realizan llamadas, de tal manera que si no se presenta en el domicilio un actuario acreditado, se debe hacer caso omiso.

Llamadas telefónicas

Los cobradores telefónicos deben tener un horario razonable para realizar llamadas a la casa u oficina del deudor.

El recaudador debe identificarse, mencionar el nombre del despacho con el que labora, la empresa que representa, además de detallar al deudor la situación financiera (adeudo y posibles acuerdos para saldarlo).

Es común la insistencia por parte de estas personas y, en caso de no encontrar al deudor, solicitan el parentesco de la persona que atiende la llamada para dejar mensajes.

No obstante, es importante señalar que los cobradores no pueden dejar mensajes a menores de edad y no pueden comunicarse con adultos mayores.

Por ningún motivo, el deudor o familiares pueden recibir amenazas con algún embargo, llamadas con lenguaje obsceno o que los cobradores finjan ser autoridades judiciales.

Denunciar, el derecho de todo deudor 

En caso de presentarse alguna situación de este tipo, el afectado deberá acudir a la Condusef para presentar una denuncia.

De esta manera la comisión podrá sancionar al despacho de cobranza y la empresa financiera que los contrató.

También puede presentar su queja en el Registro de Despachos de Cobranza (Redeco) de la Condusef y de esta manera se le canalizará con la figura correspondiente.

Dese luego, la mejor recomendación para toda las personas es llevar unas finanzas sanas, administrar bien el dinero y evitar gastar lo que no se tiene para evitar la exposición a este tipo de acciones.

Con información de Sin Embargo.