desplome económico

La silla se quedó sin patas

Los mexicanos debemos asumir que la silla se ha quedado sin patas: sin turismo; sin remesas; sin libre comercio y sin petróleo.