ocupación hospitalaria

Un salto al vacío

El propio gobierno capitalino se saltó la regla que fijó al permitir que, con un semáforo en rojo, se realicen actividades no esenciales.