paro de mujeres

Marchar y parar por las mujeres

El hartazgo ha llegado a un punto de quiebre, entre la brutalidad cotidiana y el desdén de un presidente a quien no le importan las demandas de las mujeres