Vamos requetebién

A muchos sorprende que el presidente López Obrador crea que vamos requetebién, es cierto que las proyecciones económicas no son todavía para alarmarse y que el peso, la bolsa, la inflación y la inversión extranjera van bien, pero pensar que vamos requetebién es estar lejos de la realidad. López Obrador está muy optimista y no es para menos, en estos seis meses ha cumplido con todas sus promesas de campaña.

Aumentó el salario mínimo, bajo impuestos fronterizos, canceló el aeropuerto de Texcoco e inicio el de Santa Lucía, en semanas inicia la refinería Dos Bocas, elabora el proyecto del tren Maya y renueva el Transístmico.

Sus programas sociales van viento en popa, 8 millones de adultos mayores ya reciben su pensión, 500 mil jóvenes están en el programa de “Jóvenes construyendo el futuro”, 500 mil personas con discapacidad reciben su apoyo mensual, se entregan más de 4 millones de becas, estableció precios de garantía, inició su programa de sembrando futuro y de apoyo a la producción de granos básicos.

Logró sacar las leyes para combatir la corrupción, las reformas laboral y educativa, los nombramientos del fiscal general, de una ministra de la Corte y los consejeros de la Comisión Reguladora de Energía. Se aprobó la Guardia Nacional, nombró un mando militar y es su apuesta para reducir la inseguridad. Las posibilidades de que se firme el nuevo tratado de libre comercio son muy altas, logró eliminar aranceles al acero y el problema de los indocumentados no ha afectado la relación con Trump.

Ha logrado financiar programas sociales e inversiones sin caer en déficit y el recorte al gasto no ha repercutido en mayor ineficiencia del gobierno. Su nivel de popularidad sigue altísimo y sus conferencias matutinas no lo han desgastado y le permiten establecer la agenda política todos los días.

López Obrador tiene muchas razones para ser optimista, ha iniciado una gran transformación del gobierno y está seguro que eliminando la corrupción, el dispendio y la inseguridad, sus inversiones y programas darán nuevo impulso a un desarrollo nacional con justicia social y harán más atractivo invertir en México lo que permitirá crecer a 4% en promedio durante el actual sexenio.

Si piensa que va tan bien no se explica por qué sigue confrontando y dividiendo todos los días el país entre buenos y malos. Debería preguntarse, por qué si todo va bien, hay tanta desconfianza en ciertos sectores de la población sobre su persona y su gobierno.

Salvo la cancelación del aeropuerto de Texcoco, no ha tomado ninguna medida en contra de la inversión privada, son los dichos, amenazas y mentiras, más que las acciones, lo que hacen que la desconfianza a nivel nacional e internacional siga creciendo.

El país no va mal, pero está muy lejos de ir requetebién, probablemente al inicio del sexenio necesitaba criticar todo lo realizado anteriormente, pero a estas alturas, ya sólo no es necesario, sino que las mentiras, críticas, descalificaciones y confrontaciones hacen que aumente la desconfianza en su persona y puede ser el talón de Aquiles de su 4ª Transformación.

One Comment

  1. jorgefda

    Quisiera ver si eres de la lista de periodistas contratados por EPN. Sólo recuerda que dejes de vertir información tergiversada, a no ser que ahora tengas otro sueño. Quieren convecer, pero los convencidos solamente son Uds.

Comments are closed.