Compartir esta publicación

Entérate

¿El riesgo de Covid-19 es para mayores? Pregunten a los millennials

Covid millenials

Jonathan Ruiz Torre

Quienes nacieron alrededor de 1990 empezaron a trabajar cuando la economía se desplomaba con la crisis financiera de 2009.

Justo cuando las cosas empezaban a ir un poco mejor, les cayó encima la peor pandemia global que ha visto cualquiera que siga vivo.

El grupo poblacional más vulnerable en materia de salud por Covid-19 es el de mayor edad, pero si revisamos quién pierde en su futuro económico, tampoco parece haber duda: los millennials, ese “bono demográfico” que presume México y que hoy ronda los treinta años, están claramente amenazados.

El Foro Económico Mundial no se anda por las ramas: “La generación del Gran Encierro está en riesgo de convertirse en la próxima generación perdida”, la sentencia está incluida en un documento llamado “COVID-19 Risks Outlook, a Preliminary Mapping and its Implications” divulgado por esa organización con base en Suiza. Lo elaboró apoyado en Marsh & McLennan y el Zurich Insurance Group.

“Los trabajadores jóvenes de hoy en día a menudo son trabajadores independientes, miembros de los mercados laborales casuales, informales o están empleados por pymes. Estos sectores fueron los primeros en verse afectados por los cierres económicos”, advierte el reporte.

Para ellos, el gobierno mexicano no tiene un plan de rescate. A los dueños de las empresas para las que trabajan, la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador ofreció créditos por 25 mil pesos. En total.

Aquellos que todavía estudian enfrentarán el lastre de un sistema educativo que no estaba listo para la transición digital. Pueden salir mal preparados mientras todo se ajusta.

Los riesgos para ellos suben. Si bien hoy son jóvenes, envejecerán y en países como México no pueden contar con servicios de salud. La necesidad de contratación de seguros de gastos médicos mayores crece, so pena de enfrentar la precariedad de las camas públicas de hospital.

Sin una ruta laboral clara, pueden optar por tomar lo que ofrezca dinero a cambio, por ejemplo, de cometer un crimen, advirtió el WEF. Como vender drogas, digamos.

Hay, empero una oportunidad para los jóvenes: su rápida capacidad de adaptación.

Zurich, una de las empresas autoras del texto y dirigida en México por Patrick Font, da cuenta de lo rápido que se mueve el escenario en estos días, incluso en el viejo mercado de las aseguradoras: hoy vender una protección para un coche es más complicado ante la abundancia de automóviles guardados. La gente piensa que están justamente seguros.

De hecho, pueden estarlo, los siniestros cayeron un 50 por ciento a raíz de la pandemia.

Pero por otro lado, el riesgo de fraudes cibernéticos se disparó ante la mayor presencia de gente en Internet y ni hablar de lo que ocurre con riesgos asociados con la salud. Actualmente los promotores de seguros generalmente están bien por arriba de los 30 años, de acuerdo con Font. Entender una dinámica de ventas sin contacto físico o telefónico con las personas, está fuera de su alcance en muchos casos.

Es justamente en estos rubros en donde los millennials tienen una oportunidad. Quienes les preceden tienen más dificultades para entender y explicar los riesgos de un ciberataque. Los millennials probablemente ya los han enfrentado y por otro lado, para ellos hacer una campaña de ventas a través de Instagram o Ad Words y el uso de terminologías como CPM o CPA, relacionada con el costo por adquisición, son más comprensibles.

Aquí las empresas, en ausencia de ideas gubernamentales, juegan un rol decisivo:

Si urgidas por digitalizarse logran entrenar jóvenes que puedan facilitarles el camino, podrían empujar a la “Generación del Gran Reset”, en lugar de la “Generación del Encierro”, propone el citado estudio.

Son los millenialls quienes entienden mejor el final del mundo “promedio”, una conclusión de Andrés Valdivieso, de la empresa de inteligencia artificial chilena Anastasia. En la era de Netflix existen tantos humanos como carteleras de cine. De eso escribiré aquí pronto.

Compartir esta publicación