Tercera ola de COVID-19 podría poner en riesgo el repunte de la economía

pib

Aunque los pronósticos de crecimiento económico para el país permanecen en al menos un 6%, los expertos señalan que debido al incremento de casos la reactivación de la economía será más lenta.

Expectativas podrían cambiar

Ante la aparición de la tercera ola de COVID-19, expertos en materia económica señalan que las proyecciones de crecimiento podrían ralentizarse y el crecimiento durante este año estaría en riesgo de ser menor al que se espera actualmente, que es de al menos 6% y, en algunos casos, hasta de 6.8%. Aunque no se espera un cierre de actividades como los que hubo en 2020, las empresas podrían bajar su ritmo de operación o incluso disminuir su plantilla.

Un reporte de El Financiero conjuntó la opinión de especialistas sobre el impacto de esta tercera ola de contagios, quienes coincidieron en que los cambios en el semáforo, que actualmente dejó solo a tres entidades en color verde (Coahuila, Aguascalientes y Chiapas), podrían tener un impacto a largo plazo en el economía. En general, señalan que uno de los principales sectores afectados será el de servicios, el cual no caerá en los niveles del año pasado, pero sí tendrá afectaciones visibles respecto de los avances y expectativas que se habían generado para este 2021:

Nuestro pronóstico está en 6.8 por ciento, y sí creemos que se podría reducir medio punto el crecimiento con esta tercera ola; mientras más se tarde el gobierno y más fuerte se haga el contagio, cuando se tengan que tomar las medidas tendrán que ser más drásticas y el crecimiento se podría afectar más”.

Ernesto O’Farrill, Grupo Bursamétrica

“En tanto los establecimientos no puedan operar a más del 70 por ciento de su capacidad, se tornará más complicado generar utilidades y básicamente estarían operando para cubrir sus costos. Continuar con ese ritmo de operación durante un tiempo prolongado podría tener repercusiones en el mercado laboral, es decir, las empresas no tendrían recursos para invertir en la creación de nuevas plazas laborales, o en el peor de los escenarios, disminuir su plantilla eventual”.


Héctor Magaña, Tec de Monterrey

Si bien se anticipan impactos económicos adversos principalmente en el sector servicios, descarto sea de la magnitud de las olas anteriores. El efecto será muy probablemente visible en la actividad del sector servicios entre julio y agosto, aunque dentro del contexto de un patrón de desaceleración en el ritmo de recuperación económica por otras causales”, aseveró.

Joel Virgen, Out of the Box Economics

Con información de El Financiero

Recommended Posts