Autopistas de la muerte: tráilers e infraestructura colapsada

Los accidentes en autopistas y carreteras de México no son novedad, sin embargo, cada vez son más peligrosos y mortales.

Adecuaciones que no son escuchadas

Este 2021 se volvieron tendencia dos lamentables accidentes que ocurrieron en la caseta de la autopista México-Puebla. Tráileres que circulan por este cruce se quedaron sin frenos y se impactaron contra la infraestructura de cobro llevándose en su camino otros vehículos, cuyos pasajeros perdieron la vida.

Al respecto, el 8 de noviembre el presidente Andrés Manuel López Obrador instruyó al secretario de Comunicaciones y Transportes llevara a cabo una investigación luego del fatal accidente que cobrara la vida de 19 personas cuando un tráiler sin frenos se estampó en la caseta de San Marcos. Así mismo, exigió la realización de un plan junto a la Guardia Nacional que ayudara a prevenir este tipo de tragedias.

A la fecha no se han conocido de acciones, más allá de mayor señalética, que pueda contener o responder a emergencias de este tipo priorizando la vida de quienes usan diariamente estas vías de circulación.

Usuarios han demandado a las autoridades adecuaciones, entre ellas la reubicación de la caseta, ya que al encontrarse al final de la pendiente se vuelve difícil maniobrar para frenar, más si se trata de unidades pesadas y peor si no cuentan con un buen sistema mecánico. Incluso se ha insistido en que un factor crucial es el agotamiento físico y mental al que están sujetos los conductores a causa de los largos viajes que deben realizar para cubrir sus rutas. Esta extenuación los vuelve menos alertas cuando conducen.

En este sentido, se ha exigido una mayor supervisión hacia las empresas propietarias de las unidades como camiones, tráileres y tractocamiones involucrados en los choques.

¿Cuáles con las causas?

De acuerdo a estadísticas del Instituto Mexicano del Transporte existen tres grupos predominantes de accidentes: choque, salida del camino y volcadura. La distribución por tipo de accidente para la totalidad de los vehículos de carga involucrados es de 54.6%, 34.8% y 5.1% respectivamente.

En el caso de los vehículos articulados y doble articulados se incrementan los porcentajes de accidentes tipo salidas del camino y volcaduras, debido principalmente a las diferentes condiciones mecánicas de las unidades, así como a “las tareas de conducción”.

En el 73% de los accidentes reportados en los que había algún tipo de vehículo de carga involucrado, éstos fueron los causantes del accidente. De manera general, el reporte indica que para cualquier tipo de accidente y/o vehículo el 65% de las causas son atribuibles al conductor, siendo el exceso de velocidad la más preponderante con 51%.

¿Qué dice la ley al respecto?

De acuerdo con Salomón Elnecavé Korish, irector general de Autotransporte Federal (DGAF) de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), por cada 100 millones de toneladas-kilómetro que se desplazan en un vehículo doblemente articulado, se generan 0.94 accidentes, mientras que, en el caso de un solo remolque, son 1.01.

En tanto, la siniestralidad en los vehículos de remolque sencillo es de 0.15, mientras que en los de doble, es 0.11. El índice en materia de lesionados es de 0.36 para el sencillo y 0.21 para el doble semirremolque.

Por tanto, el Reglamento sobre el Peso, Dimensiones y Capacidad de los Vehículos de Autotransporte de la SCT, establece que los tráileres de carga podrán circular siempre y cuando cumplan con las siguientes características:

“Los vehículos extralargos sólo podrán circular en carreteras tipo “ET” (cuyas características geométricas y estructurales permiten la operación de todos los vehículos autorizados con las máximas dimensiones, capacidad y peso). En caso de que requieran circular en carreteras o caminos de menor clasificación, no podrán hacerlo por más de 30 km”.

Problema en todo el territorio

Basta con buscar en redes sociales accidentes similares en otras partes del país para darse una idea el grave problema que, tanto automovilistas como personal que labora en la zona de peaje, se enfrentan por la impericia de choferes de tractocamiones o bien, la falta de infraestructura adecuada que minimice los percances.

Para Alejandro Ruiz, el aumento de este tipo de percances en las carreteras del país se debe a dos razones importantes: los proyectos de construcción de carreteras privadas que consolidaron un modelo de reorganización territorial y de circulación de producción de mercancías. Situación que aumentó el volumen de circulación de camiones de carga que, a la par del desmantelamiento y privatización de los sistemas ferroviarios nacionales, ha sido privilegiado por lo que su flujo en aumento ha contribuido al deterioro y colapso de la infraestructura carretera en México.

Aunado a ello, la saturación del flujo vehicular se incrementa precisamente en los tramos no concesionados, lo que provoca un exceso y sobrecarga que, eventualmente, se traduce en accidentes. 

“En México fue el sector de la construcción, que obtuvo grandes ganancias a partir de la concepción, proyección, construcción y operación de este tipo de infraestructuras; además, de que obtienen rentas por la operación de las carreteras, por la fabricación de los vehículos que transitan por ellas o de los insumos para construirlas.”

Con información de El Universal, El Heraldo de México, Instituto Mexicano del Transporte.

Recommended Posts